socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 28 de marzo de 2011

powerup peronista

Germán de los Santos me pasó la nota en el Cronista donde leí que “la liturgia peronista desembocaba en el negocio de los videojuegos”. De ahí me fui al sitio de la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos Argentina (Adva) y leí sobre el concurso “Codear” para la creación de juegos por desarrolladores independientes.
 Un "survival"  peronista.

“En este certamen los participantes deben hacer un juego cuyo sujeto sea Perón o cualquier concepto o persona relacionada”, dice el lema. Los proyectos se votan en el mismo sitio —previo registro— y se discuten y comentan en el foro.
La idea era revisar el “imaginario” del peronismo en la generación que desarrolla estos juegos, que ronda los 25 años. Es decir, una generación ajena al peronismo clásico y, también, a las lides políticas.
Por “imaginario” puede entenderse las fantasías en torno al peronismo, o el sedimento narrativo de los mayores que sobrevive en los jóvenes, o simplemente un sedimento. Lo que al fin y al cabo encontré son las viejas ideas en torno al asistencialismo y la política que tenía “Doña Rosa”, aquel pobre personaje que barría la vereda y se educaba a través de un periodista.
Así, “Costumbres Peronistas”, cuya música de fondo es la marcha peronista cantada a capella y en alemán, es descripto: “Pobreza, una vía, un tren, Evita, Perón y un hombre humilde en una balón. ¿El objetivo? Mientras Evita, desde un tren, tira cajas con regalos (maquinas de coser, pelotas, triciclos) y Perón tira choripanes para alimentar a los que los siguen, nosotros en una vieja bicicleta con un carrito atrás pedaleamos con todas nuestras fuerzas para  agarrar el mayor números de regalos que la querida pareja arroja hacia un costado de la vía”.  
Con un poco más de imaginación —porque por lo general la imaginación en la mayoría de los juegos de todo tipo se reduce al hallazgo de un sonido para un control, a una música de fondo con sonidos midi—, “El péndulo peronauta” es una de las cimas intelectuales de la propuesta. Los desarrolladores estudiaron al menos las críticas más frecuentes del peronsimo y, en plan de captar votantes, el jugador debe optar, por ejemplo, en “El balcón”, por estas tres alternativas: “Dar un discurso revolucionario”, “Dar un discurso conservador” y “Dar un discurso ambiguo”.
En “Evita y Perón contra los gorilas” un colectivo llega a Plaza de Mayo y deja a un Perón que deberá enfrentarse a unos gorilas que vienen de todas partes. Los desarrolladores lo describen con más estilo: “Manejás al zombie de Perón con el objetivo de rescatar a los trabajadores del campo que se usan como mano de obra esclava y llevarlos a un camión con chori y coca para ir a Plaza de Mayo. Cada tanto vas a poder ser ayudado por Evita a modo de PowerUp y destruir a todos los gorilas en pantalla, o usar las manos de Perón para destruir más rápido a tus enemigos. Pero todo no termina ahí. Antes de cantar victoria vas a tener que matar al gorilón, quien querrá vengarse por tu osadía”.
Tanto en éste juego, como en “The Rise and Fall of Mecha-Perón”, nos encontramos con uno de los hitos del periplo del cadáver del líder: las manos robadas.
En “Mejor que Zozobre y no que Fafalte”, los desarrolladores nos cuentan con algunos tecnicismos de qué va la cosa: “Se trata de un arcade con toques de ingenio, en donde le objetivo es evitar que el barco se incline mucho hacia un lado o el otro y zozobre (osea, se hunda). Para eso controlaremos a Peron, quien tiene que agarrar las cajas, maletines, cofres y cajas fuertes que van cayendo sobre el barco, y las tiene que acomodar. A medida que jueguen, las cajas caerán a un ritmo mayor...cuanto tiempo pueden durar, y cuantas riquezas  rob.. , eh, quiero decir, acumular?” 
Pero el que mejor resume el lenguaje hi-tech y las fantasías sobre el peronismo de las nuevas generaciones es “Perón Rising. Choripán Commando”, donde leemos: “es un clásico survival. Tenés mucha gente que se te viene al humo y tenés que atender, con choripanes por supuesto. También podés utilizar powerups como bolsones, que atraen la atención de la gente lejos del jugador. En fin, en breve vamos a estar subiendo una demo de este sci-fi/retro/bizarre/shooter/topdown survival peronista”.
La nota en Cruz del Sur.