socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

martes, 31 de mayo de 2011

no me aterroricéis

Resulta que los españoles ahora exportan terror. No es para menos, después de la magnífica factura de REC (1 y 2), de la tramposa El laberinto del fauno, etcétera, España luce a los ojos del siglo XXI como la Alemania de los 70: todos quieren llegar allí para desenterrar muertos. En la red ya circulan Los ojos de Julia (Guillem Morales), Exorcismus (Manuel Carballo), etcétera. Lo que hay que decir es que España fue en los 70, durante los últimos años del franquismo, una máquina de hacer películas de terror, de esas llamadas expoiliation films. Películas baratas que hicieron escuela, como las de Jesús Franco (que engañaba a actores como Christopher Lee haciéndole creer que repetía tomas y filmaba dos películas por un solo cachet), con mucha carga erótica y fantasmales mensajes políticos. Bueno, los domingos en el CCPE, a las 20, el realizador Pablo Romano recupera esos films parientes de los éxitos actuales.