socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 29 de agosto de 2011

el capital es parásito

En su ensayo “Odradek como una categoría política” (en La suspensión política de la ética) Slavoj Zizek retoma el análisis que hace Stephen Mulhall en On Film sobre la saga Alien. Más allá de que no me cierra la idea de que Aliens, la secuela que dirigiera Cameron, sea un sucedáneo infantil o naif entre la primera y la tercera (que dirigió David Fincher), hay una observación de Zizek que me parece excepcional no sólo para despejar la idea de lo vampírico, sino para precisar la diferencia entre metáfora y metonimia. Escribe el esloveno: «La cuestión aquí es no dejarse tentar por el “sentido metafórico” superficial y simplista (los vampíricos monstruos alien “realmente significan” el capital), sino trasladarnos al nivel metonímico: que el capital es parásito y explota el instinto puro de vida [“The alien´s form of life is (just, merely, simple) life —escribe Mulhall—, life as such: it is not so much a particular species as the essence of what it means to be a species, to be a creature, a natural being –it is Nature incarnate or sublimed, a nightmare embodiment of the natural realm understood as utterly subordinate to, utterly exhausted by, the twinned Darwinian drives to survive and reproduce”]. La vida pura es una categoría del capitalismo