socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 14 de enero de 2013

la cuestión narco


Justo el sábado leíamos la charla entre Eduardo Grüner y Gianni Vattimo acerca de la izquierda, sobre todo esto de "que la derecha sea racista generalmente, es natural, porque se trata de disfrutar la diferencia. Todo esto es para mí, básicamente, la mentalidad de derecha. La izquierda tiene que corregir situaciones naturales de partida, obviamente, la derecha no tiene problemas de valores, y la izquierda tiene el problema de decidir entre todos el valor de la cultura. Es decir, de oponerse a la exaltación de las diferencias naturales. ¿Por qué no estoy de acuerdo con la derecha? Porque, básicamente, me interesa la relación con el otro; la izquierda siempre es igualitaria en ese sentido". 
Y bien, el Movimiento Giros mantiene ese talante y esa lucidez de la izquierda al discutir sobre asuntos centrales de la política en general y, sobre todo, la local: territorios, producción, comunidad. Este lunes emitieron un comunicado (acá completo) acerca de lo que en la prensa llamamos "guerra entre bandas narcos" (eufemismo en el que también entraron asesinatos y atentados contra militantes sociales y políticos).
Escriben desde Giros: "La cuestión narco es constitutiva al modelo de ciudad. Es la resolución geográfica de un problema social. Determinados territorios, determinados pedazos de ciudad son beneficiarios casi exclusivos de la ciudad y el resto, los periféricos, el depositario de todo lo que la sociedad desecha por un lado, y donde se tercerizan los mismos servicios que la sociedad incluida disfruta, por otro. Y la conflictividad crece y la violencia se concentra en determinados lugares. Son las corporaciones en general, y no sólo los narcos, quienes ganan territorio. Y el estado se los permite porque es parte de su modelo.
La corporación narco terceriza la distribución en los territorios pobres. Y esos territorios se autoorganizan. Así el hijo de un compañero puede ser a la vez que soldadito, laburante, y a la vez que laburante, puntero; y a la vez que puntero, trabajar para la misma empresa que pretende desalojarlo a el, a sus padres  y a todos sus vecinos. Y se entablan y se mezclan miles de relaciones sociales y familiares, con la misma gente, con años de historias y en el mismo territorio. Y ese es el cóctel explosivo. Que puede estallar a cada momento y en cada lugar.
Las corporaciones ocupan los territorios, los destruyen y los vuelven a construir, pero con otra lógica.
La situación que viven hoy los territorios de la periferia de la ciudad es la explosión de un modelo de exclusión que tuvo una resolución geográfica traducida en territorios viables, donde se realiza la inversión pública y privada y se constituye así la ciudad que vemos, y una serie de territorios inviables, que quedan a su propia suerte y que se utilizan como masa de tercerización para los bienes y servicios que la otra parte de la sociedad disfruta y a su vez es financiada por ella."

Adenda, 20 de enero de 2013: "Tiros, punteros y narcotráfico en Nuevo Alberdi". 

 Puerto Norte, "territorio viable".