socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

miércoles, 9 de enero de 2013

ucronía nicoleña

Imagen tomada de Adoquín del Sur.

Hace poco más de dos años publiqué San Nicolás de la Frontera, donde no sólo reseñaba mi paso particular por San Nicolás de los Arroyos, sino que nutrí el texto de una serie de datos que, de alguna forma, hacen referencia a un grupo de gente que quiero y alimentan mi orgullo. Mucho de lo que ese libro informa fue tomado de El vino nicoleño, el libro de mi amigo Walter Alvarez, Mingo, cuya escritura estuvo rodeada de conversaciones y sorpresas. Lo que yo no tenía tan en claro hasta hace poco, es la magnitud de la obra de Mingo. Es decir, muchos escribieron y acaso escriban sobre San Nicolás, pero lo que Mingo hace es escribir la ciudad, es decir, cifrarla, leerla, reconfigurarla en el tiempo. Así, esa obra es menos la constatación de unos datos que la creación de una historia; menos la creación de una historia que el hallazgo de una verdad y, por último, el testimonio de conversión que Léon Bloy pretendía para todo acto de creación escrituraria. En eso pensaba cuando leía esta noche su "Libro de Perón".
Anota, por ejemplo, a propósito de la lectura de una "Reseña general, histórica, geográfica y económica del Partido de San Nicolás de los Arroyos", libro que le fue cedido por alguien que leyó el libro de Mingo sobre el vino y editado por el Superior Gobierno de la Nación en 1948 (es decir, cuando la acería que luego sería Somisa aún era un proyecto): "En 1947 la mitad de la población vivía en el campo. Eran inmigrantes europeos, sobre todo italianos, y sus hijos, es decir la primera generación nacida acá. La mayoría hablaba el dialecto del lugar de Italia donde procedían. Predominaba el genovés. También conservaban sus comidas, sus familias numerosas, su vestimenta, sus festividades, su algarabía, su tesón, su religiosidad, su nostalgia. Colonizaron el campo, crearon instituciones, edificaron una cultura. Pero a nada de eso fue permeable la ciudad. Todo circuló en el área restringida de las quintas. En toda la historia de la Sociedad Italiana no hay uno de esos apellidos que integre la Comisión Directiva. Con el tiempo, sus nietos, rápidamente, se hicieron nicoleños y su huella implotó en las entrañas del monstruo devorador y un mundo se desvaneció, como se desvanece un sueño".
Mingo parece hallar, en estos textos que le salen al cruce, el argumento de la ucronía que reside en sus escritos: un lugar que, habiendo podido ser, nos lega una joya intangible y, aún así, nos deslumbra a tal punto que, en su fulgor, vislumbramos el recuerdo de otra vida.
Walter Alvarez y Fernando Demarco frente al almacén de Giovanelli, el boliche de Hormiga Negra, en San Nicolás.

Esquina de Chacabuco y Belgrano, San Nicolás, el 31 de diciembre de 2012.

Para leer: El libro de Perón