socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

martes, 14 de mayo de 2013

space sensibility




A Mariela ("You are the one who's out of this world": ¿recordás la cita?)

Conocimos al astronauta canadiense Chris Hadfield luego de que publicara en YouTube, desde la Estación Espacial Internacional en órbita (ISS, por sus siglas en inglés), de la que estuvo a cargo hasta este martes, un video en el que interpretaba el clásico “Space Oddity” (1969) de David Bowie. En un collage de imágenes en las que por momentos veíamos a Hadfield flotar en gravedad cero junto a una guitarra acústica, en otros, fijar la vista a la cámara mientras de fondo, a través de una ventana circular, refulgía el espacio azul alrededor de la tierra, la voz del astronauta, acaso un poco más melancólica que la de Bowie, repetía la línea: “El planeta Tierra es azul y no hay nada que pueda hacer”.


La escena cumplía así uno de los sueños de muchas estrellas de rock que crecieron bajo el influjo de Bowie quien, a todo esto, lanzó hace dos meses su último disco, The Next Day (“El día siguiente”): tocar en el espacio. Un video que en la Tierra hubiese costado un dineral (llevar una habitación a gravedad cero), a Hadfield le llevó sólo unas horas libres, mientras preparaba el traspaso de mando al comandante ruso Pavel Vinogradov, ahora a cargo de la ISS. La banda musical de la canción había sido preparada en tierra, en el espacio Hadfield sólo sumó su voz.


El comandante Hadfield se convirtió así en la primera estrella de rock en el espacio, y difundió su video (subido a YouTube) a través de su cuenta de Twitter, en la que también puede seguirse todo el periplo espacial del astronauta canadiense y la tripulación de la estación, incluidas unas fotos maravillosas tomadas desde la estratósferas de distintos lugares del planeta, con comentarios de Hadfield que señalan una sensibilidad acorde a su ejecución del clásico de Bowie: desde la barrera que separa México de Estados Unidos al río en cuya desembocadura está Belfast, en Irlanda del Norte, Moscú, Atenas, o las fantásticas formaciones de tormentas o las nubes sobre Londres. “Acá estoy, sentado en un tarro de lata muy por arriba del mundo”, canta Hadfield la letra de “Space Oddity”.
El comentario generalizado, como el del Telegraph, fue cuánto se beneficiaría Bowie con algo semejante. Pero también, la gran ubicuidad del artista en la cultura del pop que, a esta altura, es la cultura casi universal. 
También inglés fue el escritor y ensayista John Ruskin (1819-1900), quien dijo que los pintores románticos habían inventado la niebla sobre Londres y Yorkshire. Quería decir que las cosas existen cuando existe una forma de hacerlas visibles, de nombrarlas, y que esa es tarea por lo general de las artes.
El viaje de Hadfield, durante cinco meses a bordo de la ISS, ahora registrado en Twitter, ahora lanzado a la fama cibernética en YouTube, se ha vuelto interminable y es, también, un paisaje más de esa cultura pop a la que el astronauta rindió homenaje cuando puso en la red social: “Con todo respeto por el genial David Bowie, he aquí Space Oddity, grabado en la estación. Un último vistazo al mundo”.