socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

domingo, 8 de septiembre de 2013

domingo en el pueblo

La tía Mercedes no sólo recibe y agasaja en su casa a su familia, también ha creado una mitología de Villa Mugueta donde, según su guía, puede encontrarse de todo. Un día nos llevó a ver un dinosaurio; otro, una suerte de doma de terneros o algo parecido en un potrero que está a cinco cuadras de su casa; otra, en el año 1999, nos llevó a la chacra de un hombre que gritaba como un chancho quejándose de los difícil que era entonces vivir del campo (en realidad, yo tenía que hacer una nota sobre cómo se vivía ahora en el campo y ella hizo los contactos de Mugueta). Este domingo, además de recibirnos con un asado y de poner a disposici{on de toda la familia sus bicicletas, nos llevó a conocer "la casa ecológica". También, a unas cinco o siete cuadra de su casa, en medio de un campo, la casa ecológica es en realidad una casa autosustentable que está erigiéndose Marcos Murphy (a quien no conocimos, sino que el relato nos lo hizo su hermano). La casa, que mira al norte y está semienterrada, tiene paredes de cubiertas de automóvil, de modo que se construye con materiales reciclados. Su ubicación y su hechura la aíslan de modo de mantener una temperatura de unos 22 grados todo el año. A su vez, un dispositivo hará que todas las aguas de la casa se reutilicen: las grises de la cocina para regar un cantero en la parte delantera, la de lluvia para lavar y bañarse, y así. 
El resto del domingo los niños jugaron en la plaza y jugaron también a ir solos a la plaza. En la vereda, no pudieron zafar de compañeros de juego mucho mayores, que les enseñaron actividades lúdicas de los años 60 que han servido para educar a toda la familia.
Gracias, tía Mercedes.