socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

viernes, 15 de noviembre de 2013

agentes de historieta

Al contrario de lo que podría pensar cualquiera, Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. no es una serie súper espectacular como su pariente cinematográfico The Avengers. Tampoco es una serie sesuda como las que preferimos en esta columna; ni una que arriesgue patrones narrativos innovadores: producida y realizada por la estricta cadena ABC no podría permitirse las osadías de The Walking Dead (AMC) o incluso la querida y finiquitada Fringe (Fox). Pero tiene a Joss Whedon como escritor y productor y Whedon, aunque fiel a las pautas del mainstream es el creador del film The cabin in the Woods (La cabaña del terror es la obvia traducción latinoamericana), una joya del cine de terror que, dicen, ofrece el final que él había propuesto para la serie Lost. En fin, Whedon es también el creador de éxitos memorables y señeros, como las series Buffy la cazavampiros o la ya legendaria Firefly, todas narraciones televisivas fantásticas realizadas cuando las fantasías más frecuentes de la televisión eran las de las “amas de casa desesperadas”.
Imagen tomada de ComicBook.

La serie (una primera temporada de 22 episodios), se entiende en el título, está basada en el cómic de Marvel en el que el mismo Whedon hizo su contribución. SHIELD (que en inglés significa escudo) son las siglas de una institución gubernamental de nombre interminable, secreta de algún modo, ultratecnológica, armada, etcétera, sucedánea de los SEALs, Delta Force o Rangers pero que luchan contra extraterrestres sin llegar a ser los Hombres de Negro.
El mismo Clark Gregg, a quien vimos morir en The Avengers, aparece en la serie como Phil Coulson para capitanear un equipo que integran mujeres siempre jóvenes y bonitas, un científico entusiasta y un militar duro y enamoradizo. El Coulson de nuestra serie es una persona que fue resucitada tras estar muerta 8 segundos o 40, hay una discusión al respecto incluso pero, la verdad, no tiene mucha relevancia esa cantidad. Lo que sì resulta inquietante son las misteriosas circunstancias en las que se resucitó al agente,
Pero lo más interesante de estos agentes es que sus misiones no son la gran batalla colosal entre villanos intergalácticos con la ayuda de Iron Man o Thor –hay incluso un chiste en el primer episodio cuando alguien dice: “Thor no es técnicamente un dios”–, sino mortales con unas cuantas toneladas de tecnología de punta que van tras las pistas de los objetos que un desembarco extraterrestre –el que vimos como espectadores en las películas de la franquicia de Marvel– desparramó por el mundo.
Así, los “Agentes de SHIELD” vendrían a ser como la parte doméstica de los grandes súper héroes, los lados B de Súperman, Iron Man o Hulk: sin súper poderes, el grupo recoge los peligrosos restos de un regalo incontenible, los suvenires de la caja de Pandora que trajo una frustrada invasión extraterrestre.

Como sabemos por la película Los Vengadores, los Chitauri (Skrull en el original) desembarcan en la Tierra en busca de un aparato poderoso, también extraterrestre, ayudados por el hermano de Thor, que es malísimo y está resentido porque a Thor nunca lo retan y cosas semejantes. De modo que quienes tienen que pagar los platos rotos de toda esta disfuncionalidad familiar son los terrícolas, que deben vérselas con estos maniáticos, ayudados, por suerte, por la rama buena de la familia, Thor, y otros héroes resucitados de la historieta como el Capitán América o Hulk.
Los “Agentes de SHIELD”, que emite Sony Latinoamérica los miércoles a las 21 desde el 25 de septiembre pasado –un día después de que se estrenara en su país de origen–, nos recuerdan de una manera muy infantil y hasta bastarda, aquél film de Andrei Tarkovsky del año 1979, Stalker –basado a su vez en una novela de ciencia ficción rusa excepcional, Picnic extraterrestre, de los hermanos Strugatsky, quienes también escribieron el guión de la película. En Stalker, el protagonista guía a una pareja hacia un lugar prohibido y aislado llamado “La Zona”, donde se posó hace tiempo un platillo volador y transformó el sitio desde sus leyes físicas hasta la topografía misma. Hecho de climas, de los fantasmas de los personajes, que llegan hasta allí con el anhelo de ver cumplidos sus deseos, Stalker podría ser un relato sobre el duelo de la soledad, del fin de una aventura que termina cuando se acaba la fe –o la esperanza, que es la versión “civil” de la fe. Los protagonistas visitan el desierto de una visita y el guía asecha un imperio que construyó con su pericia y sus habilidades y no es otra cosa que un baldío.
En “Agentes de SHIELD” ese baldío es muchas veces la Historia –un viaje a Perú para rescatar un artefacto cuyo funcionamiento y poder ignoran y, en el medio, enfrentamientos con rebeldes y militares corruptos–, devenida un episodio de historieta.