socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 11 de mayo de 2015

vuelve twin peaks

Gran novedad: retornará a las pantallas Twin Peaks con nueve episodios flamantes. El estreno de la serie en ABC cumplió 25 años el 4 de abril pasado. La célebre tira creada por David Lynch y Mark Frost tuvo una temporada y media (la cadena de televisión levantó su segunda temporada por la mitad) entre 1990 y 1991. Los ejecutivos de ABC notaron que la dupla Lynch-Frost estaba mucho más interesada en la recreación de atmósferas y diálogos estrambóticos que en resolver el interrogante principal de la serie: ¿Quién mató a Laura Palmer?
Sin embargo, algo del método creado por Lynch –que había perfeccionado su estilo en 1986 con la inquietante película Blue Velvet, que tuvo su estreno para la prensa ese año en Rosario en el cine El Cairo, una media mañana de mayo– y Frost sembró un camino que después retomaron Chris Carter en Los expedientes secretos X y hasta Los Soprano, según declaró su mismo creador, David Chase.
Al anunciar el regreso de Twin Peaks en la revista Vutlure, Matt Zoller Seitz subraya que la serie es a esta altura un canon y que cualquiera, aunque no la haya visto, sabe lo que es y qué significó.

Lynch se dedicaba a la pintura antes de ponerse detrás de una cámara, de ahí la exhaustiva devoción “estética”, visual de la serie y de muchas de sus películas –cabe aclararlo, de toda esa filmografía sólo nos interesan (El hombre elefante(1980), Blue Velvet y Una historia sencilla (1999)–, lo que suele convertirlas en una sucesión de cuadros, a veces más importantes que la historia en desarrollo.
El desarrollo de Twin Peaks –protagonizada por el agente del FBI Dale Cooper, interpretado por Kyle McLachlan, quien a su vez había protagonizado Blue Velvet– comenzaba a ser común en algunos films de fines de los 80 –un estilo sardónico, al borde de la parodia, lleno de extrañeza y en un tono en el que nunca resultaba del todo claro si los personajes o la puesta en escena era en broma o no–. De algún modo los grandes directores de eso que dio en llamarse Cine Clase B, de Roger Croman –el gran maestro– a John Carpenter, ensayaban una ironía similar en sus films, pero resultaba invisible para el público con ciertas pretensiones, que buscaba guiños cultos y de aire europeo en las películas que venían de Hollywood. Lynch llegó para satisfacer ese nicho.
Frost declaró a un periodista de The Guardian que la serie no se verá anacrónica cuando estrene en 2016 sus nueve episodios –aún no hay una fecha precisa–: “Creo que efectivamente seremos capaces de traducirla al lenguaje y la cultura actual sin problemas”, declaró. Por su parte, Lynch dijo en la misma nota que le resulta mucho más interesante lo que hoy se hace en televisión que lo que se realiza en cine.

El estreno de esta nueva Twin Peaks –detrás de la cual vuelven a estar Lynch y Frost– será en el canal de cable Showtime (por su pantalla pasan varias de las series que abrieron un magnífico camino en los últimos años: Homeland, Ray Donovan, etcétera). Todos coinciden en que su puesta al aire, hace un cuarto de siglo, inauguró una forma de hacer ficción en televisión que esparció su semilla entre realizadores como los citados Chase y Carter hasta Matthew Weiner (Mad Men) o Ryan Murphy y Brad Falchuk (American Horror Story) o Glen Morgan (Millenium y Expedientes secretos X). Veremos cómo se comporta el monstruo original entre sus brillantes vástagos actuales.