socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

miércoles, 28 de octubre de 2015

haloween con evil dead

Otra vez una película es la fuente de una serie. “Ash vs. Evil Dead”, que el canal de cable Starz estrenará el próximo sábado 31 de octubre, a modo de celebración de Halloween, es de algún modo la continuación de la saga “Evil Dead”, las cuatro películas que Sam Raimi (director de “El hombre araña”) dirigió entre 1981 y 1992 y que tuvo como protagonista a Bruce Campbell como el cazador de monstruos Ash Williams, un muchacho atrapado en una cabaña junto con su novia y cinco amigos en un bosque en el que un libro de los muertos sumerio despertó demonios espantosos.
Bien, pasaron 30 años, Ash es un cincuentón manco (debió cortarse la mano posesa y adaptó al muñón una motosierra en la segunda película de la saga, en 1987) que se pasó tres décadas escondiéndose de sus propios demonios; un macho denso, torpe, infantil, renegado, lo que en inglés suele caber en el término “badass”.
La serie recrea el clima de terror y diversión de la película, aunque el personaje mismo del envejecido Ash le agrega más aire de comedia que incluye detalles “gore” (chorros de sangre oscura y violencia insensata), acaso continuando el camino abierto por la remake que hizo en 2013 el director uruguayo Fede Álvarez de la película de 1981.
En una entrevista publicada por Entertainment Weekly Campbell describió su personaje: “Ash padece la culpa del sobreviviente. Es un veterano de guerra. Continúa siendo un sabelotodo con una conversación chatarra aunque no sabe nada. Es el último antihéroe. Es la clase de idiota que desearías tener al lado si vas a una batalla porque va a entregarse si debe hacerlo”.
La serie tendrá en cuenta las historias de “Evil Dead” y “Evil Dead II” (1987), pero acaso ignora los sucesos desarrollados en “Army of Darkness” (“Ejército de las tinieblas”, 1992). En la historia para televisión, Ash Williams vive en un parque de casas rodantes, tiene un empleo en un supermercado y bebe para mitigar el dolor tras la experiencia de la muerte de su novia –a quien, posesa, debió matar a hachazos en la primera película– y sus amigos en la cabaña del bosque. También conserva en un casillero de su casa rodante el libro de los muertos que reviviera los demonios en el pasado. No hacen falta más que un par de palabras al azar para que los muertos vuelvan a levantarse y para que Ash tenga que calzarse otra vez la motosierra en el brazo manco.
Con los posesos ya deambulando por la calle, Ash debe asociarse con su compañero de trabajo Pablo Simón Bolívar (interpretado por Ray Santiago), en apariencia un hondureño inocente cuyo tío chamán parece haberlo preparado para estas circunstancias. También es de la partida la joven Kelly (que protagoniza Dana Delorenzo), quien es el gran metejón de Pablo.
Parte de las novedades de la serie –que tendrá diez episodios en 2015– con respecto a la película es la presencia de Lucy Lawless, quien interpreta a la misteriosa y vengadora Ruby, quien quiere saber por qué los muertos vivientes retornan y qué tiene que ver con ello Ash, que estuvo largos años fuera del radar.