socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

domingo, 10 de abril de 2016

las paradas soviéticas

El fotógrafo canadiense Christopher Herwig descubrió por primera vez la arquitectura inusual de las paradas de ómnibus de la era soviética durante un viaje que hizo en bicicleta, en 2002, de Londres a San Petersburgo. Se había desafiado a sí mismo a tomar una buena foto cada hora cuando lo sorprendió el diseño de las garitas para esperar el ómnibus en rutas a veces desiertas. Doce años más tarde, Herwig recorrió más de 25 mil kilómetros en catorce países de la ex Unión Soviética en auto, bicicleta, ómnibus y taxi para hallar y documentar estas paradas de autobús.
Las paradas de ómnibus en pequeñas localidades prueban haber sido un terreno fértil para la experimentación artística y parecen haberse erigido sin restricciones de diseño o preocupaciones presupuestarias. El resultado es una asombrosa variedad de estilos y de tipos en toda la región, desde el brutalismo estricto hasta una extravagancia exuberante.
El libro Soviet Bus Stops –seleccionado a principios de este año como uno de los libros más raros de 2016– es la colección más exhaustiva y diversa que se haya compilado sobre diseños de paradas de autobuses e incluye ejemplos de Kazajstán, Turkmenistán, Uzbekistán, Kirgyzstán, Tajikistán, Ucrania, Moldavia, Armenia, la región en disputa de Abkhazia, Georgia, Lituania, Latvia, Bielorrusia y Estonia.

Christopher Herwig (herwigphoto.com) recorrió más de 90 países y hoy día reside en Jordania. Realizó fotografías en algunos de los lugares más remotos del planeta para publicaciones como GEO, CNN Traveler, Geographical, y Lonely Planet.

Su libro de fotos Soviet Bus Stops compitió en la última edición del Premio Diagram, que distingue al libro con el título más raro de cada año –en 2016 el elegido fue Demasiado desnudos para los nazis (Too Naked for the Nazis), una biografía de un trío británico de vaudeville del escritor Alan Stafford– y otorga la revista especializada The Bookseller (El librero).  Otros de los postulantes de este año fueron los títulos: Leyendo desde atrás: una historia cultural del ano (de Jonathan Allan), Monjas vampiras travestis motorizadas del espacio exterior: consideraciones sobre las películas de culto (de Mark Kirwan-Hayhoe), Leyendo el hígado: textos papirológicos sobre los arúspices de la antigua Grecia (de William Furley y Victor Gysembergh), Doblando papel con niños (de Alice Hornecke) y Detrás de los binoculares: conversaciones con celebrados observadores de pájaros (de Mark Avery y Keith Betton).
Todas las imágenes acá.