socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 7 de noviembre de 2016

agamben: "razones de seguridad" y fin de la democracia

El texto completo de esta conferencia de Giorgio Agamben puede leerse en Artillería Inmanente: acá. Se titula "Para una teoría del poder destituyente" y se trata de una conferencia pública dada en Atenas en 2013. Comienza con estas palabras: «Una reflexión sobre el destino de la democracia el día de hoy en Atenas* es, de alguna manera, inquietante, porque nos obliga a pensar el fin de la democracia en el mismo lugar donde nació. De hecho, la hipótesis que me gustaría proponer es que el paradigma gubernamental que prevalece hoy en Europa no solamente no es democrático, sino que tampoco puede ser considerado como político. Así pues, intentaré mostrar que la sociedad europea ha dejado de ser actualmente una sociedad política: es algo completamente nuevo, para lo que carecemos de una terminología apropiada y que por tanto nos obliga a inventar una nueva estrategia.»
Imagen tomada de La Voz.
Extraemos estos párrafos, casi sobre el final: 
«Los debates se concentraron en la situación de la policía con respecto a la justicia y al poder judicial. Gensonné sostiene que éstos son “dos poderes distintos y separados”; y, sin embargo, mientras que la función del poder judicial es clara, se vuelve imposible definir el papel que juega la policía. Un análisis de este debate muestra que el lugar y la función de la policía es indecidible, y debe permanecer indecidible, ya que si realmente fuera absorbido en el poder judicial, la policía dejaría de existir. Éste es el poder discrecional que aún hoy define la acción del oficial de policía, quien, ante una situación concreta de peligro que atente contra la seguridad pública, actúa, por decirlo así, como un soberano. Pero, incluso cuando éste ejercita su poder discrecional, no está tomando realmente una decisión, ni prepara, como es indicado por lo general, la decisión última del juez. Cada decisión tiene que ver con las causas, mientras que la policía actúa sobre los efectos, los cuales son por definición indecidibles.
«El nombre de este elemento indecidible ya no es en la actualidad, como lo fue en el siglo XVII, “raison d’État”, razón de Estado: ahora es más bien “razones de seguridad”. El Estado de Seguridad es un Estado policial: pero, nuevamente, en la teoría jurídica la policía es una especie de hoyo negro. Lo único que podemos decir es que en la así llamada “Ciencia de la policía” que apareció primero en el siglo XVIII, la “policía” se remite a su etimología griega “politeia”, oponiéndose como tal a la “política”. Es sorprendente, no obstante, observar que Policía coincide ahora con su verdadera función política, mientras que el término política [politics] es reservado a la política [policy] exterior. Fue así que Von Justi, en su tratado Policey Wissenschaft, llama Politik a la relación de un Estado con otros Estados, mientras que llama Polizei a la relación de un Estado consigo mismo. Merece la pena reflexionar sobre esta definición: “La policía es la relación del Estado consigo mismo”.
«La hipótesis que me gustaría sugerir es la siguiente: al ponerse bajo el signo de la seguridad, el Estado moderno ha abandonado la esfera de la política para entrar a la tierra de nadie, cuyas geografía y fronteras todavía desconocemos. El Estado de Seguridad, cuyo nombre parece remitir a la ausencia de cuidados (securus de sine cura) debe, por el contrario, alertarnos sobre los peligros que supone para la democracia, ya que en él la vida política se ha vuelto imposible, mientras que democracia significa precisamente la posibilidad de una vida política.»