socio

"I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member." Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 11 de septiembre de 2017

el huracán capitalista

Ted Steinberg* | Traducido de CounterPunch.org

Cuando el huracán Harvey azotó a Texas, Naomi Klein no perdió tiempo en diagnosticar las “verdaderas causas” detrás del desastre, acusando a “la contaminación climática, el racismo sistémico, la subfinanciación de los servicios sociales y el sobrefinanciación de la policía”. Un día después de que apareciera su ensayo, George Monbiot argumentó en The Guardian que nadie quiere hacer las duras preguntas sobre las inundaciones costeras que se generaron durante el huracán Harvey porque hacerlo sería desafiar al capitalismo –un sistema ligado al “crecimiento perpetuo en un planeta finito”– y poner en tela de juicio los mismos cimientos de “todo el sistema político y económico”.
De las dos opciones, yo voto por la interpretación de Monbiot. Hace casi cuarenta años, el historiador Donald Worster, en su estudio clásico de uno de los peores desastres naturales de la historia del mundo, el Dust Bowl de los años treinta (por “cuenco de polvo” se conoció una terrible sequía que entre 1932 y 1939 afectó desde el Golfo de México a Canadá), escribió que el capitalismo, que entendía como una cultura económica basada en maximizar los imperativos y la determinación de tratar la naturaleza como una forma de capital, “ha sido el factor decisivo en el uso de la naturaleza de esta nación”.
Hay que tener cuidado de no imaginar al capitalismo como un fenómeno atemporal. El capitalismo tiene una historia y su historia es importante si queremos diagnosticar correctamente lo que pasó recientemente en Texas y está a punto de suceder a medida que el huracán Irma cae sobre Florida. Lo que necesitamos entender es cómo el capitalismo ha logrado reproducirse desde la Gran Depresión, pero de una manera que ha puesto un enorme número de personas y enormes cantidades de bienes en peligro a lo largo del tramo de Texas a Nueva Inglaterra.
La producción del riesgo comenzó durante la era de lo que a veces se llama capitalismo regulado entre los años 1930 y principios de los setenta. Esta forma de capitalismo con un “rostro humano” involucró la intervención estatal para asegurar un mínimo de libertad económica, pero también llevó al gobierno federal a emprender grandes esfuerzos para controlar la naturaleza. Los motivos pueden haber parecido puros. Pero los esfuerzos por controlar el mundo natural, aunque funcionaron a corto plazo, empiezan a parecer inadecuados para el nuevo mundo que habitamos actualmente. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos construyó embalses para controlar las inundaciones en Houston al igual que construyó otras estructuras de control de agua durante el mismo período en Nueva Orleans y el Sur de Florida. Estas extensas hazañas de control del agua sentaron las bases para el desarrollo masivo de bienes raíces en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial.
A lo largo de la costa desde Texas hasta Nueva York y más allá, los desarrolladores araron bajo los humedales para dar paso a más edificios y una cubierta de tierra más impermeable. Pero el desarrollo a costa de desplazar los pantanos y el agua nunca podría haber ocurrido a esa escala sin la ayuda del estado estadounidense. Las inundaciones que arruinaron Houston en 1929 y 1935 obligaron al Cuerpo de Ingenieros a construir las represas Addicks y Barker. Las represas se combinaron con una red masiva de canales –que se extienden hoy por más de 3.200 kilómetros– para llevar el agua fuera de la tierra, y permitió que Houston, que tuvo fama de zona evitada, creciera durante la era de posguerra.
La misma historia se desarrolló en el sur de Florida. En 1947 un huracán causó las peores inundaciones costeras en una generación y precipitó una intervención federal que tomó la forma del Proyecto Central y Sur de Florida. Una vez más, el Cuerpo de Ingenieros se puso a trabajar transformando la tierra. Eventualmente, un sistema de canales que zigzagueó la parte sur de la península y si se extendiera de punta a punta alcanzaría todo el camino de Nueva York a Las Vegas. La vida para los más de cinco millones de personas que viven entre Orlando y la bahía de Florida sería inimaginable sin este ejercicio sin precedentes en el control de la naturaleza.
No se trata simplemente de que los desarrolladores arrasaron los humedales con total imprudencia en ese período de posguerra. El estado americano allanó el camino para ese emprendimiento al asegurar la acumulación privada.
El cemento concreto era el medio favorecido del estado capitalista. Pero con la escalada de las inundaciones en la década de 1960, se volvió a los enfoques no estructurales destinados a mantener el mar a raya. El programa más famoso en estas líneas fue el Programa Nacional de Seguro contra Inundaciones (NFIP) establecido en 1968, una reforma liberal que surgió de la Gran Sociedad. La idea era que el gobierno federal supervisaría un programa subsidiado del seguro para los dueños de una casa y, como retribución, el estado y las municipalidades locales impondrían regulaciones para mantener a la gente y las propiedades fuera del sendero de daños.
Al mismo tiempo que el gobierno de los Estados Unidos lanzó el NFIP, comenzó a desplegarse una crisis keynesiana que se extendería a lo largo de la próxima década y media. El aumento de los salarios trajo una disminución de los beneficios empresariales, el creciente conflicto de clases, la escalada de la competencia de Japón y Europa occidental, lo que incrementó la regulación de los consumidores y el medio ambiente. La contracción de los beneficios se combinó con la estanflación y los problemas fiscales generalizados para producir una importante dislocación económica.
Una nueva forma de capitalismo comenzó a surgir lentamente a medida que los negocios respondían a la crisis. El cambio institucional importante ocurrió en la economía global, en la relación entre capital y trabajo y, lo más importante para nuestras preocupaciones, en el papel del estado en la vida económica. A principios de los años 70, la mesa redonda de negocios fue establecida como un grupo de cabildeo corporativo. Entre sus tareas había que socavar diversas formas de regulación de los consumidores y del medio ambiente.
Este fue el contexto para el asalto al programa liberal de seguro contra inundaciones. En los años noventa, bajo el gobierno de Clinton, la pretensión de regular el uso de la tierra a nivel local no fue sino rechazada en favor de una política que simplemente alentó a las localidades a hacer lo correcto para garantizar la seguridad de las personas y la propiedad. No es un accidente que uno de los desarrollos más golpeado en Houston –el sur de Kingwood– se haya construido en los últimos años del siglo XX y sobre la planicie de inundación que durante 100 años fue señalada por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.
Tampoco hay nada menos natural en cómo las ciudades en los Estados Unidos de la posguerra han funcionado como sitios rentables para la acumulación de capital. Los desarrolladores han sido capaces de obtener beneficios de la urbanización capitalista en lugares costeros debido a lo que fue efectivamente un subsidio gigante por parte del estado estadounidense.
El coqueteo con el desastre es en cierto sentido la esencia del capitalismo neoliberal, una forma hiperactiva de este orden económico explotador que parece no conocer límites. Algunos podrían encontrar consuelo en las palabras de Alexander Cockburn: “Un capitalismo que prospera mejor sobre la anormalidad, sobre el desastres, está por definición en decadencia”.
Otros, entre los que me incluyo, temen que la organización actual de esta economía de mercado para beneficiar los intereses de los capitalistas, con su fe ciega y utópica en el mecanismo de los precios, pueda dirigirse precisamente en la dirección que el historiador económico Karl Polanyi pronosticó en 1944. Un arreglo institucional organizado en torno a un “mercado de autoajuste”, advirtió, “no podría existir por mucho tiempo sin aniquilar la sustancia humana y natural de la sociedad; habrá destruido físicamente al hombre y transformado su entorno en un desierto”.


* Ted Steinberg enseña Historia en Case Western Reserve University. Es el autor de “Acts of God: The Unnatural History of Natural Disaster in America” (“Actos de Dios: la historia innatural de los desastres naturales en Estados Unidos”).