socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

martes, 30 de diciembre de 2014

subir y quedarse



El año termina con Ascension, una miniserie de seis episodios emitidos entre el 15 y el 17 de diciembre en el canal de ciencia ficción SyFy –bastante diferente de la mayoría de los programas de la productora, donde suelen juntarse cacharros estelares y máscaras de monstruos en desuso. Sin ser descollante, una mezcla de El show de Truman y las fantasías paranoicas sobre el primer alunizaje (aquellas que aseguraban que las imágenes de la primera misión a la luna habían sido fraguadas, según pedido del gobierno, por Stanley Kubrick en el Cañón de Colorado), Ascension trae un tema caro a las series actuales, la del “presente alternativo”. 

Ascension narra el derrotero de una misión ultrasecreta enviada al espacio durante el gobierno de John F. Kennedy, en 1963: unas 600 personas fueron embarcadas en una nava más alta que el Empire State para garantizar la supervivencia de la humanidad si algún incidente de la Guerra Fría terminaba con la vida en la Tierra. Una misión sin retorno, en la que los nietos de los primeros viajeros serían los encargados de establecer una colonia humana en una galaxia muy, muy lejana.
Al final del primer episodio vemos que esto no es del todo así y que nuestros viajeros estelares son “un salvavidas para la humanidad” en un sentido muy distinto al que ellos mismos imaginan.
Sin embargo, esta idea o, más bien, esta figura que ya tiene la dimensión de un mito sobre una realidad o presente paralelo, nos resulta familiar de series como Fringe, Lost y, este mismo año, The Leftovers. Series en las que el carácter inabordable del presente es pensado desde los caminos no tomados. Lo que nos devuelve una vez más a la célebre frase de Mark Fisher: “Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo”.
Más allá de su calidad, Ascension confirma que el mundo de las series es aún el de la obsesión por reflexionar el tiempo que nos toca vivir.