socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

viernes, 5 de diciembre de 2014

especial navideño



“Un cuento sobre un futuro distópico y festivo”, así describe Ben Baeumont-Thomas en su columna del diario británico The Guardian el especial navideño de hora y media que emitirá el martes 16 de diciembre próximo de la serie Black Mirror, aquella cuyo primer episodio, en 2012, nos presentaba al primer ministro inglés ante la disyuntiva de mantener un acto sexual público con un cerdo para salvar la vida de una princesa.
Esta vez Charlie Brooker, creador de la serie y uno de los críticos más mordaces de los medios y el espectáculo, convocó a Jon Hamm –el protagonista de la serie Mad Men– y Oona Chaplin –quien interpretó a Talisa Stark, de inquietante belleza hasta que una flecha le atraviesa el corazón en Game of Thrones–  para que encarnen a dos de los personajes del largometraje televisivo que también contará tres historias entrelazadas aunque no relacionadas.
Brooker manifestó en más de una ocasión su afición a las historias de terror que enseñaba el cine en los 70 y promete que su especial de Navidad será más o menos eso, aunque, como lo viene haciendo en Black Mirror, esta vez será la tecnología la encargada de crear fantasmas. Así, según el tráiler que ya puede verse en YouTube, una mujer bloquea al novio que la acosa del mismo modo que en un videojuego, pero en la vida real y Hamm habla a través de una pantalla mientras permanece encapsulado en no se sabe qué laberinto entre lo físico y lo virtual.
“La cosa va de humor negro y observaciones inteligentes sobre nuestra sociedad y sus valores, lo que me enganchó de entrada como espectador cuando comenzó a emitirse la serie. Y es un honor que Charlie (Brooker) y el resto del equipo creativo me pidieran que actuara para desearle a todos una feliz Navidad”, declaró Hamm antes de que se conocieran detalles de este especial. Veremos, la segunda temporada de Black Mirror nos desilusionó un poco, había más observaciones inteligentes que puesta en escena.
El lema de esta Navidad blanca, como se promueve el programa, es ya bastante inquietante: “Cuidado con lo deseás”, dice.