socio

"I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member." Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 19 de febrero de 2018

carnicería americana


Los estadounidenses tienen una notable tolerancia para la matanza de niños, en especial cuando se trata de asesinatos en masa de hijos de otros. Esta indiferencia emocional se manifestó vívidamente después de la revelación de la Masacre de My Lai (Vietnam del Sur: el 16 de marzo próximo se cumplirán 50 años de esa masacre), cuando docenas de infantes y niños vietnamitas fueron asesinados por los hombres de la Compañía Charlie: sus cadáveres diminutos, descuartizados, fueron apilados en zanjas. Después de que el teniente William Calley fuera enjuiciado, más del 70 por ciento de los estadounidenses creía que su sentencia era demasiado severa. La mayoría se opuso tajantemente a cualquier tipo de prueba. Al final, Calley estuvo menos de 4 años bajo arresto domiciliario por su papel en la ejecución de más de 500 aldeanos vietnamitas.

Veinticinco años después, las actitudes estadounidenses hacia las muertes infantiles se habían agudizado aún más. Cuando se reveló que las sanciones de Estados Unidos contra Iraq habían causado la muerte de más de 500.000 niños iraquíes, la Secretaria de Estado de Bill Clinton, Madeleine Albright, argumentó fríamente que las muertes “valían la pena” para avanzar en la política estadounidense en el Medio Oriente. Pocos estadounidenses protestaron contra este salvajismo oficial hecho en su nombre.


Masacre de My Lai, fuente WikiCommons.

Ahora las armas se están volviendo contra los propios niños de Estados Unidos y los ríos de sangre que salen de las escuelas del país apenas provocan una sacudida en nuestra política. Si el tiroteo de Columbine (1999) fue una tragedia, ¿qué palabra podemos usar para describir el tiroteo número 436 en una escuela desde entonces?

No busquemos respuesta o consuelo alguno de nuestros líderes políticos. Todo lo que conseguiremos son cantos, oraciones huecas y vituperios banales del tipo de los que hemos escuchado durante dos décadas de gente como Nancy Pelosi (legisladora demócrata por California y líder de la Minoría en el Congreso). Las propuestas de control de armas más restrictivas de Pelosi no habrían detenido ninguno de los recientes tiroteos. Juega a la política con la sangre de los niños tan cínicamente como Wayne LaPierre de la NRA (Asociación Nacional del Rifle). Ambos son expertos en recaudar fondos con los cuerpos de los muertos.


Incluso los adeptos a la conspiración de Rusia (RussiaGaters en el original, en alusión a Watergate, IranGate, etcétera) aprovecharon la oportunidad de convertir a Vladimir Putin en uno de los conspiradores de Nikolas Cruz. El fanático demócrata Eric Boehlert, ex integrante de Media Matters, el equipo defensor de Clinton, tuiteó: “clave Q: ¿cuánto $$$$$ recibió @NRA de Rusia en 2016?”

En estos momentos de trauma nacional, se puede contar con que Donald Trump abra la boca solo para extraer un pie e insertar el otro. Esta semana sus mandíbulas chirriantes se ejercitaron bastante. Primero, fue incitado a murmurar su oposición genérica a darle golpes a la esposa. Luego, solo un día después, tuvo que recobrar energía para escupir unas condolencias guionadas para las víctimas y las familias del tiroteo masivo en Douglas High School, en Parkland, Florida.

En el pasado, Trump hasta militó contra lo que él –o Steve Bannon– llamó la “carnicería estadounidense”. Por supuesto, la matanza de esta semana no es el tipo de “carnicería” a la que se refería Trump, ya que fue cometida por un MAGA (siglas del lema de Trump: “Make America Great Again”) —un adolescente de los suburbios con su gorrita pertinente que fue entrenado en el uso apropiado de rifles por un programa de tiro financiado por la NRA. Desde una perspectiva operativa, lo único que faltaba era el silenciador del hijo idiota de Trump, Donald Jr (se refiere a un silenciador que promocionó el hijo del actual presidente durante la campaña por la Casa Blanca). Los villanos urbanos de Trump, naturalmente, usan cuchillos, nudillos de bronce y navajas.

Uno podría estar tentado de dejar a Trump un poco flojo. Después de todo, sus opciones políticas estaban restringidas. No se podía esperar que hablara sobre el hecho de que este es el tiroteo número 239 desde Sandy Hook (2012). No podía hablar sobre las 438 personas que recibieron disparos en las escuelas desde Sandy Hook. O las 138 personas que han muerto en tiroteos desde Sandy Hook. ¿Por qué? Porque la mayoría de la base incondicional de Trump no cree que la masacre de Sandy Hook realmente haya sucedido. Creen que fue un tiroteo falso realizado por los policías del Deep State (el Estado profundo). La próxima semana, dirán lo mismo sobre los asesinatos de Parkland. La presidencia de Trump levita sobre fantasías oscuras. Mejor mantener la mensajería simple.

Así que Trump solo podía decir que los asesinatos fueron obra de un adolescente que estaba “mentalmente perturbado”. Su suave homilía de seis minutos evitó hábilmente la palabra “arma”. No podía haberse deslizado en la cabeza de Trump que uno de sus primeros actos fuese que el presidente debía firmar en una ley una medida que superaba la prohibición de la era de Obama de vender armas de fuego a personas con discapacidades mentales. Por lo tanto, en lugar de respaldar cualquier medida para restringir la venta de armas a los locos, Trump pidió a sus súbditos estadounidenses que se convirtieran en soplones de salud mental, que describieran potenciales psicópatas e informaran “instancias sospechosas a las autoridades, una y otra vez”. ¿Podemos comenzar con el presidente? ¿Marcamos 1-800-Perturbado? ¿Tomará Jeff Sessions (político republicano, conservador y actual fiscal general de Estados Unidos) la línea?

Según la mayoría de las versiones, Nikolas Cruz era un niño problemático, que llevaba una vida espeluznante que lo llevaba a una espiral de actos de violencia cada vez más sádica. Sus dos padres adoptivos habían muerto y Cruz vivía una existencia sin futuro en el sótano de un amigo, mientras trabajaba en el Dollar Treetore. Aparentemente había sido tratado por depresión, pero se alejó de sus sesiones de terapia. Aún no se sabe si, al igual que muchos otros tiradores, había sido alimentado con antidepresivos. Es cuando se sale de los ascensores de serotonina que comienza por lo general el verdadero problema.

La sociedad le había dado la espalda a Cruz. Era uno de los prescindibles, a la deriva de su escuela, que no estaba equipada para hacer frente a sus profundos problemas psicológicos, en caída libre sin ninguna red de seguridad que lo atrapara. Pero cuando tocó fondo, regresó con una venganza a la misma institución que lo había rechazado. Ahora se nos dice que vigilemos a otros como él. ¿Cuántos hay ahí afuera, una mala experiencia, quebrarse e ir en automático total a un centro comercial o al patio de la escuela?

Trato de juntar un poco de empatía por Nikolas Cruz, pero no puedo. Cruz torturó animales, amenazó a otros estudiantes y se jactó abiertamente de su deseo de matar gente. Este hombre nunca debería haber poseído ni siquiera una pistola de mano, pero con el salario mínimo de su trabajo fue capaz de entrar en una tienda de armas y comprar legalmente un rifle de asalto AR-15 y varias cajas de municiones. No hizo ningún esfuerzo por ocultar su animus a fuego lento o su arsenal de armas. Todo está en Youtube y Facebook. Cruz incluso fue denunciado al FBI, que, por regla, no siguió la pista. El FBI prefiere dedicar sus recursos a investigar delitos que ellos mismos orquestan.

Si se está buscando la tragedia en todo esto, se encuentra en el hecho de que los mismos implementos de muerte masiva utilizados en My Lai son completamente legales para la compra, venta y posesión en los EEUU. Cincuenta años después. De hecho, estas armas están santificadas en la cultura estadounidense. Los medallones AR-15 cuelgan como crucifijos del cuello de miles de estadounidenses. Hemos pisado la muerte tan profundamente que hemos hecho una virtud de ello.

Los moralistas estadounidenses siempre están enfrentándose a la responsabilidad personal. Bueno, Nikolas Cruz será juzgado por sus crímenes y probablemente pasará el resto de su miserable vida en una de las cárceles de Florida. ¿Pero quién será responsable de permitir que un monstruo como Cruz tenga los medios para cometerlos? Esas son las personas que deberían ser denunciadas a las autoridades. El problema es que son las autoridades.

En el momento en que hablamos de violencia armada, pasaron 45 días del Nuevo año y ya fueron ejecutadas 154 personas por la policía.