socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

domingo, 7 de abril de 2013

western

A partir de algunas impresiones tras seguir las cuatro temporadas de Justified, las cinco de Sons of Anarchy y las otras cinco de Breaking Bad, nos hemos demorado en escribir unas anotaciones acerca del western –o de ciertos temas del western– presentes en las series. O mejor aún: por qué el western es un tema preponderante en algunas tiras.
Al mencionar el western tomo como punto de partida, claro está, el clásico "El western o el cine americano por excelencia", de André Bazin; "El hombre de las pistolas de oro –Warlock– o el western", de Frank D. McConnell, y las observaciones de Robin Wood en su libro sobre Howard Hawks.



Bazin señala como uno de los temas principales del western el mito de la mujer, cosa que está presente en las tres series: Skyler White (Anna Gunn) en Breaking Bad, quien encarna desde la madre casta, la mujer infiel y hasta una pseudo esposa hampona; Ava Crowder (Joelle Carter) y Winona Hawkins (Natalie Zea), que en Justified interpretan, la primera, a la mujer descarriada –con los maravillosos matices que implicará esto, a partir de la tercera temporada, su relación con Boyd– y, la segunda, a la mujer bella y de buen corazón que, de hecho, espera un hijo de nuestro héroe. Y en Sons of Anarchy, la incómoda Gemma (Katey Sagal), la matrona del clan, particularmente preocupada por la descendencia, y Tara Knowles (Maggie Siff), cuya sola figura inspira en Jax (Charlie Hunnam) –su esposo y presidente del club de forajidos– el deseo de abandonar esa vida violenta y fuera de la ley.
También los hombres, siguiendo la tesis de Bazin, deben redimir aquí sus pecados aunque, claro está, encajar todas las características del héroe en Breaking Bad es un poco tortuoso e inútil: Walter White no trae la estrella del sheriff ni es su misión la ley, aunque, como ya lo planteamos acá, su meta es la utopía del capitalismo, es decir, la utopía de la civilización occidental. Porque de eso trata el western, para seguir con la tesis de McDonnell, del origen de la ciudad, del origen de la civilización: por eso el Harlan County de Justified es todavía el Oeste de las viejas sagas.
Decir que las preocupaciones del western son las del imperio (establecer puntos de "civilización" en el desierto, el de Oriente Medio, dar origen allí a su ciudad) es apresurado y temerario, además de arrojar una bomba conceptual que salpicaría cualquier argumento sobre la calidad de estas series formidables (acaso en el sentido latino de formido: que produce espanto).
Sin embargo, en eso que hace a un género la marca de una época (el western en los principios del cine, cuando aún era una preocupación la saga de la conquista de la nacionalidad, o la ciencia ficción de los 50 como escenario de la Guerra Fría), esta vuelta al western (en la que habría que incluir, desde luego, la versión 2004 de Battlestar Galactica, pensada a partir de la guerra en Irak) nos dice algo de la política, máxime cuando nada de lo declaradamente político aparece en las tres series que nos ocupan.
Sons of Anarchy es la que de modo más explícito declara su filiación al western en la relación del viejo sheriff con los forajidos de Samcro: pacta con ellos para proteger a la ficticia localidad de Charming, California de males con los que la ley y la justicia están lejos de poder lidiar. En Justified, además de la cita implícita en el sombrero del marshal Raylan Givens (Timothy Olyphant), hay sobradas declaraciones, como la de Boyd Crowder cuando le espeta a los aristócratas del pueblo que él es el único outlaw. Y Breaking Bad tiene esa relación escenográfica y geográfica con el western. En las tres, como en el viejo western, los grupos étnicos, las razas, están separadas: latinos o mexicanos, por un lado, por otro negros, indios, amarillos; en el centro, blancos, incluso white trash, como los hillbillies de Harlan County o los motoqueros nómadas de Sons. De modo que una de las preocupaciones más políticas del western, unir los distintos retazos o parches que hacen a "lo nacional" (sepa Dios lo que eso signifique), vuelve a actualizarse con el asedio de los "bárbaros" (mexicanos narcos, negros pandilleros) que el imperio exuda y genera.
Eso por ahora.
Sam Crow by Napoleón Zoilo on Grooveshark