socio

"I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member." Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

martes, 11 de julio de 2017

stranger things reloaded

“Algunas puertas no pueden cerrarse”, dice el póster promocional de la segunda parte de la serie “Stranger Things 2”, que Netflix difundió hoy. Además, se conoció la fecha del estreno: el 27 de octubre próximo, cuatro días antes de la celebración del Día de los Fieles Difuntos, que en Estados Unidos se conoce como “Víspera de Todos los Santos” (All Hallows’ Eve: Halloween). De hecho, los cuatro niños que protagonizaron la primera temporada, pueden verse en el primer tráiler de esta continuación de la serie enfundados en trajes de “Los Cazafantasmas”: el estreno de la película en su país de origen fue en junio de 1984, por lo tanto la serie transcurre alrededor de la celebración de Halloween de ese año.

La segunda temporada tendrá nueve episodios, uno más que la primera. Incluso conocimos los títulos de cada capítulo cuando se publicitó el primer “teaser” (un pantallazo de una escena): “Madmax”, “El niño que resucitó”, “El huerto de calabazas”, “El palacio”, “La tormenta”, “El renacuajo”, “La cabaña secreta”, “El cerebro”, “El hermano desaparecido”.
Si la primera temporada narró la apertura de un portal a una dimensión oscura y tenebrosa de la misma realidad, la segunda continúa ese camino y las consecuencias parecen ser mucho más severas.
Los cuatro jóvenes amigos vuelven a recorren en bicicleta los caminos rurales del pueblo de Hawkins –una localidad ficticia en un condado de Indiana– tras los experimentos desmadrados del Hawkins National Laboratory del que escapó Eleven (Once, en español), la niña con poderes telekinéticos, en la primera temporada.
Según contó Matt Duffer (uno de los creadores de la serie) a periodistas de EW, se mantendrá en la segunda temporada el enfoque de la primera. Ahora, mientras la primera se inspiraba en conocidas películas de la era VHS como “ET” y films más entrañables (“Cuenta conmigo”), la segunda tendrá toques mayores de ciencia ficción, a lo James Cameron (su película “Terminator” es de 1984), y se situará un año después que la primera.

No sabemos mucho más de la trama, aparte de que se unirán cuatro protagonistas, pero los 80 acaso vuelvan a ser otro de los temas de la serie. Los años de Reagan, los últimos pasos de la carrera armamentista de la Guerra Fría, cuando aún la propaganda anticomunista –según la cual una “América” libre era la última línea de defensa ante el insensible enemigo rojo– era capaz de prodigar matrimonios sin amor como el de los padres de uno de los niños de “Stranger Things” y separar matrimonios en los que alguna vez hubo amor, como dice uno de los adolescentes a propósito de sus progenitores, cuya separación los aísla moralmente del resto de la sociedad pueblerina. La pregunta de estos jóvenes se sintetizaba en la primera temporada en la canción de The Clash que sirve de himno de una de las partes centrales de la trama: “¿Debo quedarme o debo irme?” (“Should I stay or should I go?”).
Conspiración

Los hermanos Matt y Ross Duffer, creadores de la serie, declararon hace más de un año a periodistas de la revista Vulture que entre sus motivos de inspiración también estuvieron las conspiraciones y secretos del gobierno estadounidense, que en 1984 libraba la Guerra Fría y desarrollaba armas secretas, por lo general biológicas o de destrucción masiva, aunque aún subsistía la leyenda del proyecto MK Ultra, con el que la CIA, a través de drogas como el LSD, pretendía desarrollar agentes con súper poderes mentales. El MKUltra (tiene una entrada en Wikipedia) se desarrolló desde mediados de los 50 y fue revelado a principios de los 90, conocido incluso como “Proyecto de control mental de la CIA”.