socio

"I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member." Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

miércoles, 18 de julio de 2018

un provocador

En los tempranos 80 Juan Bautista Ritvo daba clases de “Teoría de la lectura” en la Facultad de Humanidades y Artes, unas clases colmadas en el primer piso del edificio de Entre Ríos al 700 en las que desplegaba su conocimiento sobre la retórica aristotélica y proyectaba “sombras múltiples” –según la fórmula borgeana– sobre el conocimiento contemporáneo. Psicoanalista, escritor, filósofo y polemista, Ritvo (Santa Fe, 1940, radicado hace largas décadas en Rosario) no se priva de intervenir en el espacio público. Sus interacciones más recientes en ese sentido llevaron a un discreto escándalo en Facebook, donde suele postear opiniones y lecturas, en el que militantes feministas se enfurecieron por sus posturas e incluso llegaron a proponer hace ya un año que se lo escrachara y se lo expulsara de la Facultad de Psicología, donde trabajó toda la vida y hoy da cursos de posgrado. Esta conversación con el maestro también aborda esas cuestiones.
—¿Por qué Facebook?
—Tengo una visión muy crítica de las redes sociales. En determinado momento decidí empezar a escribir porque había un público con el que tenía intercambios y, la verdad, me entretuve. Pero no todo lo que me interesa escribir lo pongo ahí. Sobre todo trato de hacer interacciones más bien cortas, a nivel político algunas y otras sobre estas cuestiones de la femineidad, pero creo que tiene límites muy estrechos.
—Vos mismo señalaste esos límites de lo que se escribe en redes sociales cuando te referiste a “efectos que nunca produce la lectura”.
—Seguro, además siempre es de lectura rápida, chisporrotera y chismosa, y a veces tiene efectos profundamente negativos, pero me sentí tentado simplemente por la provocación, porque incluso alguna gente ha salido a contestarme con los pies de punta, es un efecto buscado, aunque nunca les contesté.
—Incluso hubo un llamado de grupos feministas a hacerte un escrache.
—Sí es curioso porque todas las cosas de las que me acusaron eran frases aisladas sacadas de contexto, y creo que muchos de los que armaron el lío no tienen idea de lo que yo había dicho, fue más bien el rumor acerca de lo que había escrito. Además, saqué un libro que se llama “El silencio femenino”, ahí son muy claras mis posiciones y no tiene nada que ver con un ataque a la feminidad.
—Sin embargo tenés una posición muy crítica con respecto a la cuestión “queer”, nacida al calor del neoliberalismo.
—Sí, ahí sí; con respecto a la cuestión “queer” no dije demasiado, pero tiene que ver con una especie de confusión con respecto a esto de que “mi cuerpo es mío y hago con él lo que quiero”, una especie de anarquismo sexual francamente estúpido: nadie elige su posición sexual, uno elige muchas cosas pero no su posición sexual.
Fotografía tomada de la red social de Zuckerberg.

—¿Por qué no se elige?
—Por el determinismo psíquico, porque son las fantasías originarias en cada uno lo que te va determinando tu posición sexual y eso se termina de definir en la pubertad, es una cadena de determinismo que nos son ajenas. Por supuesto que a partir de cierto momento uno puede elegir muchas cosas esenciales para la vida, pero si hay que no se elige es la posición sexual. Lo que yo repudio es esa especie de masa adolescente de clase media de acoso, en los límites de la imbecilidad; la crítica mía fundamental ha caído sobre esto.

—¿Estas luchas por los derechos de ciertas minorías han fragmentado una lucha mayor en torno a la igualdad social?
—Lo que he intentado siempre diferenciar es que una cosa es la lucha a nivel político, jurídico y económico y otra cosa es la cuestión sexual. La igualdad de los sexos a nivel político y jurídico me parece totalmente imprescindible, pero no a nivel sexual porque hay una diferencia de sexos muy marcada y muy radical que, además, son desconocidas por completo por estos movimientos. Una de las cosas que yo siempre he cuestionado a este feminismo salvaje que es el que impera acá y en varios lados es que un lugar que nunca se interroga es el lugar de la madre y, también, la suposición de que existen dos géneros macizos y enfrentados el uno con el otro, cuando en realidad se es hombre para una mujer y se es mujer para un hombre, no se puede hacer un corte y plantear la autonomía de los sexos. En fin, no digo nada nuevo.
—¿Y qué podrías decir a propósito de este tema cada vez más difundido del coaching, esta nueva apelación a una psicóloga afirmativa?
—Me parece una variante de la llamada autoayuda con una especie de psicología del yo. Me parece muy pobre. Lo que pasa es que en ciertos medios se vuelve eficaz a corto plazo, es como dar ánimos y masajes constantes al yo para ver si lo reaniman, junto con algunas cosas tomadas del psicoanálisis pero totalmente subvertidas.

La conversación sobre el coaching deviene en la mención de Alejandro Rozitchner, un entrenador de equipos macristas, hijo de un célebre intelectual de izquierda porteño del que parece querer separarse de una manera enfermiza. Y de ahí, la charla va hacia los intelectuales de derechas.
—Es como que la derecha exige que no haya un gran nivel de formación en sus intelectuales.
—No, es cierto, la derecha ha quedado reducida a manipuladores. Bueno, estamos bajo el dominio del capital financiero internacional de un modo espantoso, en todos lados.
—Y yendo a la política, en Argentina parece que o nos alejamos o nos acercamos al 2001, es un hecho no superado aún.
—Sí, creo que el 2001 es el fantasma colectivo. El gobierno se empeña en decir “no estamos en el 2001”, con lo cual lo convoca. Y la oposición dice “ojo que vamos hacia ahí”. Y yo creo que vamos hacia el 2001. Es cierto que en el 2001 teníamos la equivalencia entre el peso y el dólar, pero de todas formas vamos rumbo a una crisis total, porque la política financiera de este gobierno no puede terminar en otro lado. No creo en las predictibilidades mecánicas, pero me parece que hay una probabilidad muy alta de que esto desemboque en una crisis de consecuencias imprevisibles, porque va a sacudir todo el sistema político. Argentina está atrapada en una deuda externa que no puede pagar e intenta solucionar mediante parches financieros. Estamos en manos de gente que está acostumbrada a las mesas de dinero. El Luis Caputo ese es siniestro, tanto como el presidente que lo puso ahí (en la presidencia del Banco Central). Y creo que Argentina nunca estuvo en una situación tan tremenda. Pero esto es consecuencia de la destrucción de la política, porque no estamos gobernados por un partido político. No hay partidos políticos.
—¿Se puede pensar algo a partir de aquél texto de Sigmund Freud sobre la psicología de las masas?
—Pero me parece que no necesitamos a Freud para eso. Freud puede explicar la aparición de los liderazgos como el que tenía Néstor Kirchner o Cristina Fernández, pero Mauricio Macri no pertenece a esa raza. Tengo muchas críticas para el gobierno anterior, pero no tienen nada que ver con las que les puedo hacer a este gobierno. Pero acá la explicación tiene que ver con la historia argentina.
—Es histórica antes que psicológica.
–Sí, totalmente, eso que llaman la grieta, pero más allá de los nombres de fnatsía esa grieta viene de lejos. Acordate de la época de Balbín y Perón, a fines de la década del 40, después la Revolución Libertadora. La ilusión de la clase media de ser los descendientes de los que bajaron de los barcos, esto de que la población blanca de América latina se concentra acá, Buenos Aires la Atenas del Plata, toda esa basura está concentrada en el liberalismo de derechas, aunque nunca fue tan feroz como ahora. Esa es otra. Porque al menos había estructuras políticas. El Radicalismo mientras estuvo en pie era liberal, pero tenían que proteger el partido, antes que nada. Pero ahora está atendido por los propios dueños, no hay mediación política en estos momentos, eso es lo más horrible de lo que ocurre.
—En tu libro Venecia (Nube negra, Rosario, 2017) abordás en varias oportunidades lo demoníaco, ¿cómo nace esa exploración y qué sería lo demoníaco?
—En este texto aparece tratado con mucha libertad el tema, que también he trabajado en varios lugares. Viene de la lectura de Goethe, de Platón y la tradición griega. Lo demoníaco es un lugar de una ambigüedad que jamás se despeja. Es algo que no es malo, pero tampoco es bueno y no lo podemos definir por los opuestos, habría que buscar un tercer término que nunca está. Hay algo no disponible. No es exactamente el mal, aunque pueda ser maligno. Y sobre todo se caracteriza por lo imprevisible o caótico. Por eso trabajo lo que llamo los meteoros. La meteorología es como un ejemplo de lo demoníaco: tiene ese carácter de lo radicalmente imprevisible y de lo devastador.
—¿Qué cambió en el análisis en los últimos tiempos junto con todos los cambios que se han dedo? Recuerdo que alguna vez mencionaste, hace años, que los pacientes hombres se estaban volviendo cada vez más histéricos.
—Más histéricos y más pasivos, y las mujeres más activas. Eso ha cambiado. No sé para dónde va, creo que los cuadros patológicos clásicos siguen vigentes, pero hay una modificación sutil y progresiva y posiblemente sea más vasta de lo que uno puede percibir. Pero cuando se está en medio de una transformación no se tiene perspectiva. Pero si uno compara el tipo de paciente de hoy con el de hace 40 años, hay cambios profundos.
—¿Esos cambios se dan también en la psicosis, en la locura?
—Eso no lo podría decir. Aunque cada vez hay más psicóticos, es una sociedad que revienta a todo el mundo. Lo que habría que tener en cuenta es que el capitalismo actual es un capitalismo informático por un lado y, por otro, dominado por las fluctuaciones de lo financiero, el dinero abstracto que no tiene materialidad pero arma y desarma a un país como si fuera una bomba neutrónica. Creo que ese es un dato tremendo de este momento. Los pacientes no tienen el orden y la compostura que tenían en otras épocas. Van vienen, a veces desparecen por un tiempo. Además, con la precarización de los laburos, a veces es complicado establecer horarios fijos. Eso es un efecto superficial pero muy notorio de lo que pasa hoy día.