socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

viernes, 11 de julio de 2014

un resto de existencia

La gran noticia es que Extant se emite los miércoles, lo que nos da un par de horas más de sueño los domingos. Otra buena es que la protagoniza Halle Berry, inagotablemente bella aunque acuciada en esta oportunidad por su drama. La serie, que emitió su primer episodio de los 13 de la primera temporada el 9 de julio, incluso ganó el premio de los críticos antes de salir al aire como "La más excitante de las nuevas series".
Imagen tomada de AVClub.

Luego tenemos un par de malas noticias o, mejor, malos augurios: la produce Steven Spielberg, que insiste con modelos de series de los años 70-80 (es decir, cuando las series aún no habían tomado el camino del cine); y además, su intriga original es también, como en el caso de series que ya comentamos acá, demasiado grande, el tipo de misterio "maestro" que, una vez planteado, lleva a la intriga decreciente, a la trama que inventa peripecias para evitar resolver lo argumentalmente irresoluble. En un futuro más o menos próximo, Halle Berry, que acá interpreta a la astronauta Molly Wood, vuelve a la Tierra tras pasar trece meses en el espacio y descubre que está embarazada. Pero hay más, Goran Visnjic, que interpreta a su marido John Wood, fabrica androides, entre ellos fabricó al hijo de ambos, un robot con sentimientos que observa a su madre humana comportarse de manera extraña. "No es nada, sólo se trata del período de adaptación", le dice ella, quien comienza a observar al niño androide (prototipo del Proyecto Humanichs) como a un extraño e, incluso, como a un extraño hostil.
En su artículo para AVClub, Sonia Saraiya apunta que "Lo mejor de Extant hasta ahora es que ese intrigante misterio central compromete a un personaje que puede ser interpretado por Halle Berry. Alien trajo el concepto de un héroe femenino que lleva un niño monstruoso a la ciencia ficción, del que Ripley es aún el ejemplo único". (Sin saberlo, Sonia tiene razón, porque la otra heroína es Sarah Connor, pero claro, Terminator ya no es ciencia ficción, es la Biblia.)
No es una observación menor: Halle Berry encarna un personaje que sólo podría encarnar una mujer y, también, una mujer negra (hay una historia anterior, que vemos en una encuentro fantasmagórico en la estación espacial, con un ex marido negro; mientras que John Wood y su hijoide robot son blancos: mientras ella afrontaba los misterios estelares, en una soledad que el espacio multiplica, su esposo, abajo, en la Tierra, perfeccionaba su plan de poblar el mundo con "conceptos" de hijos a los que insuflarles vida soplando sobre un chip y sobre el capital. Asimismo, el piloto es la introducción a Molly Wood: ella es el centro de la escena y el centro de la intriga, una virgen María negra que con la extrañeza de su misterio descubre la extrañeza del mundo que la rodea.
Sí, sí, los parentescos y referencias ya fueron señalados en todas partes: mezcla de la sobrevaluada 2001, Odisea en el espacio e Inteligencia artificial, de Alien con Sunshine o Gravity Solaris (sobre todo la versión de Steven Soderberg) y así.
Como se trata de la señora Berry y el señor Spielberg todos han pensado en cine. Sólo algunos, como el crítico de Variety, recordaron que Spielberg también produjo el bodrio Under the Dome (que hace tres semanas comenzó su segunda temporada), y que con el misterio inicial en Under the Dome nunca se dio un paso más allá del que ya se había dado con el tráiler promocional, sobre todo si se tiene en cuenta que ambas tiras se emiten y producen en CBS.
El vocablo "extant", según lo define el diccionario Oxford, significa "aún existente" o, mejor, "un resto de existencia", que vendría a ser el concepto que mejor se ajusta a lo que nos dejó ver este primer episodio. 
Eso por ahora.