socio

"I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member." Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 22 de febrero de 2010

corazón partido

Que Jeff Bridges, Colin Farrrell y Robert Duvall —antes que un trío de actores, un horizonte— actúen juntos en un mismo film no sólo nos obliga a verlo, diría que nos obliga a verlo en el cine, incluso si la música fuera de Joaquín Sabina. Pero no, Crazy Heart (“Corazón rebelde” parece que la llamarán acá), que catapultó a Bridges a la carrera por el Oscar (lo que es un accidente menor), trata sobre un cantante y compositor de música country cuya vida se cae a pedazos y anda solitario por la carretera a bordo de una vieja Chevrolet de los70, como si se tratara del lado B de Nace una estrella (Frank Pierson, 1976), pero sólo con las buenas partes de Kris Kristofferson y sin el plomazo de la Streisand.   Bridges —¡Jeff Bridges, por favor, hay que ver The men who stare at goats solo porque actúa él!— canta en esta película, canta magnífico porque, nos venimos a enterar, desde hace treinta años acompaña a T Bone Burnett, que compuso las canciones junto con el finado Stephen Bruton, Ryan Bingham (que canta en el film la maravillosa “The Weary Kind”) y Gary Nicholson. Es más, cuando Scott Cooper (que acá es casi un director debutante) convocó a Bridges para el protagónico, Bridges dijo “paso”, hasta que se enteró que atrás estaba Burnett.El film está basado en una novela de un tal Thomas Cobb, pero el personaje se compuso en base a un brebaje superlativo en el que entran Waylon Jennings (“I don´t like changes ‘cause I’ve seen things at their bests”), Kristofferson y Merle Haggard.Burnett, Bruton, Bingham y Gary Nicholson crearon las canciones que imaginaron que cantaría Bad Blake (Bridges). “Pasamos cinco o seis meses sentados alrededor de una mesa escribiendo y charlando sobre el personaje —dijo Burnett a Billboard—: quién era, de dónde venía, qué le gustaba, cuál fue el primer disco que compró, cuál su primer hit, la primera canción que escribió. Las canciones que hicimos crecieron desde el fondo de este personaje”.Sí, quisiera llegar a ese fondo, pero en auto, como le gustaba a James Dean, antes que en internet.