socio

"I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member." Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

viernes, 31 de marzo de 2017

ann pettifor: feminismo y antineoliberalismo


¿Qué es el dinero? Puede parecer el tipo de pregunta que alguien se hace tarde en la noche, mirando a un puñado de billetes arrugados con los ojos inyectados de sangre. Pero a medida que avanzan las preguntas más incisivas, esta es realmente muy importante, porque la respuesta depende en gran medida de qué clase de dinero se está hablando y de a quién se ha planteado la pregunta. Algún “dinero” –un porcentaje muy pequeño– es efectivo. El resto es imaginario (“fiat currency”, como se conoce), una vasta red de contratos. El cheque de $ 25 de cumpleaños de la abuela es un tipo de contrato. El pago eliminado de su tarjeta de crédito para comprar zapatos, es otro. Cuando el banco ingresa la secuencia de dígitos en una pantalla que señala el préstamo que le dio a una pequeña empresa, son dos contratos: el primero garantiza que el banco le suministrará fondos para los bienes y servicios que necesita; el otro, que garantiza que va a ser eeembolsado el préstamo en una fecha posterior, más intereses. ¿Por qué es importante saber la diferencia entre “dinero” y efectivo? Bueno, porque según Ann Pettifor, economista política con sede en Londres, famosa por estar entre las pocas para predecir el colapso financiero de 2008, la teoría monetaria es una cuestión feminista.
El nuevo libro de Pettifor, “La producción del dinero: cómo acabar con el poder de los bancos”, apunta a dilucidar la naturaleza del dinero para ayudar a las mujeres a abogar por sus necesidades. Dinero, crédito, tasas de interés, regulaciones bancarias, cómo se contabilizan las cosas en el presupuesto público. Todo esto, sostiene Pettifor, tiene efectos tangibles en la vida de las mujeres y en la condición de la sociedad en su conjunto. Y para hacer el cambio, habrá que apasionarse por temas que la mayoría estuvimos condicionados a considerar como obvios.
 Andy Warhol, "Dollar Sign", imagen tomada de Guy Hepner.

“La producción del dinero” comienza preguntándose ¿por qué no hay crédito para la economía real? ¿Por qué hay grandes poderes que no están interesados en el final de la crisis? Los bancos y las finanzas, sostiene la autora, son los grandes beneficiarios de la crisis, y están muy interesados en que las cosas sigan así. El mundo gira alrededor del dinero, pero los economistas apenas le prestan atención. La autora sostiene que ese error condujo a la crisis de 2008 y es la causa de que la crisis golpee ahora con más fuerza a Europa del Sur y los países emergentes. En el libro explica con detalle qué es el dinero, quién lo produce y por qué no hay ahora liquidez ni fluye el crédito hacia la economía real. Los gobiernos –apunta– deben impedir que se vuelva a desregular la banca y el mundo financiero. Y conseguir que la democracia y la sociedad tengan de nuevo mucho que decir en el mundo del dinero. Y que todo el dinero que está en paraísos fiscales sea repatriado y pague impuestos. Dinero hay, pero tiene que fluir hacia donde tiene que fluir.
Pettifor habla sobre asuntos de dinero y por qué importan para las mujeres, sobre todo.
—Comencemos con la pregunta obvia: ¿Qué es el dinero?
—Como dijo el economista Joseph Schumpeter, el dinero no es más que una promesa, una promesa de pago. Es una construcción social. Las monedas, los cheques, la tarjeta de crédito que entregas en el momento, representan esas promesas. Estamos entrenados para pensar en el dinero como una mercancía, algo sobre lo que hay una oferta limitada para gastar o ahorrar, pero de hecho estamos creando dinero todo el tiempo cuando hacemos esas promesas. Cuando usas una tarjeta de crédito, no estás entregando tu tarjeta al comerciante o al mozo para que la guarde, solo estás mostrándoles un pedazo de plástico que dice, “esta persona es de confianza”. Hacemos una miríada de usos todos los días. Y hay mucho más de esas promesas en circulación en cualquier momento dado que hay dinero duro asentado en bóvedas, o en carteras de la gente, o donde sea.
—¿Y qué tiene que ver entender el dinero como promesa con el feminismo?
—La mayoría de los economistas ortodoxos harían pensar que el dinero es finito, como una mercancía. Lo que hace que sea muy fácil para los políticos decir, cuando las mujeres piden permiso de maternidad pago, o cuidado de niños subsidiado por el gobierno: “Lo siento, señora, no hay dinero en el presupuesto para eso”. Pero se nota que no ofrecen esa excusa cuando tienen otras prioridades –cuando quieren $ 54 mil millones para gastos militares, por ejemplo, o un billón de dólares para rescatar a los bancos, de repente el dinero está mágicamente disponible. Una economía bien administrada tiene los medios para financiar cualquier prioridad que considere importante.
—Pero seguramente el gobierno administra un presupuesto, y el gobierno que elegimos establece las prioridades de cómo gastar el dinero que tiene. Y algunos gobiernos priorizan el gasto militar, y otros priorizan el cuidado de los niños.
—Te daré un ejemplo de lo que quiero decir. Cuando la Reserva Federal (Fed) decidió rescatar a AIG en 2008, muchos periodistas le preguntaban a Ben Bernanke: Oiga, ¿está gastando dinero de los contribuyentes en esto? Y su respuesta fue, no, si acabamos de ingresar estos $ 85 mil millones en su cuenta. A cambio, AIG tuvo que entregar garantías, como se hace cuando alguien toma una hipoteca, pero fundamentalmente, todo lo que la Fed estaba haciendo era escribir algunos números en una computadora que decía: Esto pertenece a AIG.
Los contribuyentes entran en el juego cuando la Fed se asegura de que el préstamo de $ 85 mil millones está respaldado por el dinero que la gente paga al gobierno de los Estados Unidos en impuestos. No lo que el gobierno tiene a mano ahora, sino lo que anticipa tomar en el próximo año, cinco años, 100 años a partir de ahora. Y hay dos cuestiones: la cuestión de una economía bien administrada, y la cuestión de cómo un gobierno es diferente de un individuo o una familia en lo que se refiere a los presupuestos. Los políticos que abogan por las medidas de austeridad –que reducen los gastos– dicen que el gobierno debe administrar su presupuesto de la manera en que las mujeres administran nuestros hogares, pero a diferencia de nosotros, el gobierno emite divisas y fija los tipos de interés. Y si el gobierno está administrando bien la economía, debería expandir el número de personas que están empleadas y, por lo tanto, pagar el impuesto sobre la renta y el impuesto sobre las compras, que generan ganancias para las empresas que contratan más empleados. A eso se llama efecto multiplicador, y durante 100 años más o menos, se ha entendido bien. Y es por eso que los gobiernos deben invertir no en exenciones fiscales para la gente rica, sino en iniciativas como la construcción de infraestructura.
Una cosa que he notado, desde la campaña y la elección presidencial, es cómo la idea de “creación de empleo” es de género. Al igual que, cuando (el presidente Donald) Trump habla de “empleos”, y lanza la idea de un paquete de infraestructura masiva, automáticamente visualiza a los hombres con botas de acero. Pero si ampliamos la educación inicial a los 50 estados, tendríamos que contratar maestros, asistentes y administradores, ¿y no son esos trabajos también?
—¡Sí! Desde una perspectiva económica, no hace ninguna diferencia cuando el gobierno invierte su dinero, si crea empleo, lo pone en carreteras y puentes o lo pone en escuelas, de cualquier manera ambas inversiones serán pagadas al gobierno, porque las personas tienen empleos y pagan impuestos, y el efecto multiplicador hace su trabajo. El problema es que los contadores que gobiernan los presupuestos del gobierno distorsionan nuestras prioridades, por ejemplo tratando la inversión como una inversión y la educación como “servicio gubernamental”. Es vital que las mujeres reclamen un mejor sistema de contabilidad. Después de todo, la educación es también una inversión.
Hemos estado hablando de empleos que el gobierno crea, ya sea directamente o por poder. Pero, en teoría, el sector privado debería velar por la creación de empleo por sí solo. Ese es el mercado libre, ¿verdad?
Bueno, aquí volvemos a necesitar entender el dinero y la banca. Digamos que quiero iniciar un negocio: para iniciar mi negocio, necesito que el banco me de un préstamo. John Maynard Keynes teorizó que, en promedio, las empresas deberían esperar una tasa de ganancia del 3%, en promedio. Si mi préstamo bancario me cobra un interés muy superior al 3%, ¿cómo voy a pagarlo? Podría ser disuadido de comenzar el negocio en primer lugar. O, si soy una corporación gigante, podría empezar a buscar formas de aumentar mi tasa de ganancia, digamos, automatizando mis fábricas, o subcontratándolas, o tomando mis ganancias y en lugar de volver a invertirlas en mi empresa, las deslocalizo: las ganancias van a un paraíso fiscal, o a especular en el mercado financiero. Ahora, los bancos están perfectamente felices de que las empresas especulen, y por el dinero hecho en los Estados Unidos que vuela por todo el mundo, sin ningún tipo de regulación. Pero como se puede ver en el voto Brexit, y la elección de Donald Trump, muchas, muchas personas están profundamente descontentas con los efectos de eso.
—¿No están las tasas de interés en un mínimo histórico?
—Lo está la tasa bancaria. Es decir, cuando la Reserva Federal presta dinero a un banco comercial, lo hace barato. Pero desde finales de la década de 1970, los Estados Unidos y Gran Bretaña han relajado las regulaciones bancarias de tal manera que los bancos comerciales pueden prestar ese dinero más o menos a la tasa que consideren adecuada. De hecho, las tasas de interés son generalmente bastante altas. Y eso sólo cambiará como resultado de la presión política.
—Como usted dice, el ambiente político del momento refleja el hecho de que la gente siente que el sistema económico actual no está funcionando para el ciudadano medio. Y en su libro, usted habla de la necesidad de erigir barreras a la movilidad del capital a través de las fronteras de una manera que resuena, al menos para mí, con la retórica proteccionista de Donald Trump sobre el comercio. ¿Hay una diferencia?
—Creo que si se vuelve a pensar en el sistema monetario como una red de promesas, entonces es justo pedir a los bancos y corporaciones que lucren con las leyes e instituciones que garantizan esas promesas de actuar como actores responsables en las sociedades donde comercian. No pueden actuar como maestros de esas sociedades; ahí es donde se obtiene la desilusión con el gobierno y los movimientos populistas en los que la gente busca hombres fuertes para protegerlos de fuerzas que parecen estar fuera de su control.
Por lo tanto, es perfectamente justo para los gobiernos exigir que las empresas paguen sus impuestos, igual que nosotros, y es perfectamente justo para ellos afirmar algunos controles de capital. Y más allá de eso, cuando los políticos están mirando lo que es bueno para la economía, deberían estar pensando en ese efecto multiplicador. Le contaré una historia sobre una tienda de té en Dorset. Durante 17 años, esta tienda de té era un negocio familiar. Tenían empleados, obtuvieron beneficios, funcionaban bien dentro de la comunidad. Pero el espacio mismo era propiedad del ayuntamiento local, y cuando el gobierno nacional recortó el presupuesto del consejo, como resultado de las medidas de austeridad, el consejo decidió poner la tienda de té en una licitación. Una empresa multinacional radicada en Filadelfia –una que había ganado dinero con las comidas en las cárceles– acabó superando a la familia que había estado manejando la tienda para el arrendamiento. Ahora, usted podría mirar esa situación y decir: ajá, el mercado libre. O podría mirar esa situación y decir: aquí está una familia que se quedó sin trabajo, aquí hay un negocio basado en la comunidad que pagó sus impuestos y es ahora sustituido por una multinacional que probablemente lleve sus ganancias a cuentas off shore, aquí hay una tienda de té que empleaba a residentes de Dorset que acaso, quién sabe, podría volverse un negocio con un sistema automatizado o que contrate personal ocasional y precarizado. Puede mirarse la situación de esa tienda del té de cualquier manera. La política se reduce a: ¿cuál elegís?

En The Policy Observatory hay una entrevista muy completa.