socio

"I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member." Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 5 de junio de 2017

neoliberalismo o democracia

En esta entrevista publicada en el periódico californiano The Nation, Noam Chomsky explica cómo las élites de todo el espectro político han socavado las políticas sociales y ambientales al restringir la participación popular bajo la retórica de la libertad de mercado.



Durante 50 años, Noam Chomsky fue el Sócrates de Estados Unidos, una plaga pública con preguntas que pican. No le habla al ágora de Atenas, sino a una vasta aldea global dolida y ahora, parece, en peligro.
El mundo en problemas aún se abre camino hasta la puerta de Noam Chomsky, aunque sólo sea porque durante tanto tiempo se manifestó con franqueza sobre el torbellino que viene. No es que el mundo sepa qué hacer con las advertencias de Noam Chomsky sobre la catástrofe, recordemos el famoso fracaso del distinguido anfitrión televisivo William F. Buckley Jr. cuando se encontró con la ira helada de Chomsky acerca de la guerra en Vietnam, en 1969.
Ilustración de Susan Coyne en The Nation.

Hay una cosa extraña sobre Noam Chomsky: “The New York Times” lo llama “discutiblemente” el pensador público vivo más importante, aunque el periódico rara vez lo cita, o discute con él, y menos lo hacen los gigantes de las estrellas de la televisión. Y sin embargo, el hombre es universalmente famoso y venerado a sus 89 años: es el científico que nos enseñó a pensar en el lenguaje humano como algo incrustado en nuestra biología, no como una adquisición social; es el humanista que se burló de la guerra de Vietnam y otras proyecciones del poder americano, sobre bases morales antes que las consideraciones prácticas. Sigue siendo una estrella de rock en los campus universitarios, aquí y en el extranjero, y se ha convertido en una especie de Estrella del Norte para la generación post-Occupy Wall Street que hoy se niega a sentir el Bern-out (por Bernie Sanders, el político de izquierda que le peleó la candidatura a Hillary Clinton entre los Demócratas).
Por desgracia, sigue siendo una figura extraña en los lugares donde se hace política. Pero en su casa en el MIT (la universidad de Massachusetts), es un viejo profesor notablemente accesible que responde a su correo electrónico y recibe complacido a los visitantes como nosotros.
La semana pasada visitamos a Chomsky con una misión de final abierto en mente: buscábamos el relato alternativo de nuestra historia reciente de un hombre conocido por decir la verdad. Le habíamos escrito que no queríamos oír lo que él pensaba, sino cómo. Nos respondió que el trabajo duro y una mente abierta tienen mucho que ver con eso; también, en sus palabras, una “disposición socrática a preguntar si las doctrinas convencionales están justificadas”.

—Todo lo que queremos que haga es que explique en qué punto del mundo estamos en este momento.
—Eso es fácil.
—[Risas] Cuando tanta gente estaba al borde de algo, algo histórico. ¿Hay un sumario de Chomsky?
—¿Un breve sumario?
—Sí.
—Bueno, en breve, creo que si echas un vistazo a la historia reciente desde la Segunda Guerra Mundial, algo realmente notable ha sucedido. Primero, la inteligencia humana creó dos enormes mazos que podían terminar nuestra existencia –o al menos la existencia organizada–, los dos en la Segunda Guerra Mundial. Uno de ellos es familiar. De hecho, ambos ya son familiares. La Segunda Guerra Mundial terminó con el uso de armas nucleares. Fue inmediatamente obvio el 6 de agosto de 1945, un día que recuerdo muy bien. Era claro que pronto la tecnología se desarrollaría hasta el punto en que conduciría a un desastre terminal. Los científicos ciertamente entendieron esto.
En 1947 el “Boletín de Científicos Atómicos” inauguró su famoso Reloj del Juicio Final. Ya saben: qué tan cerca estaba la aguja del minutero de la medianoche. Y empezó con siete minutos para la medianoche. En 1953 se había movido a dos minutos para la medianoche. Ese fue el año en que los Estados Unidos y la Unión Soviética explotaron bombas de hidrógeno. Pero resulta que ahora entendemos que al final de la Segunda Guerra Mundial el mundo también entró en una nueva época geológica. Se llama el Antropoescénica, la época en la cual los seres humanos tienen un impacto severo, de hecho quizás desastroso, en el ambiente. El reloj se movió otra vez en 2015, otra vez en 2016. Inmediatamente después de las elecciones de Trump a finales de enero de este año, el reloj fue movido otra vez a dos minutos y medio de la medianoche, es el más cercano desde el 53.
Así que esas son las dos amenazas existenciales que hemos creado –que en el caso de la guerra nuclear podría quizás borrarnos; en el caso de la catástrofe ambiental, crean un impacto severo.
Una tercera cosa sucedió. A partir de los años 70, la inteligencia humana se dedicó a eliminar, o al menos debilitar, la principal barrera contra estas amenazas. Se llama neoliberalismo. Hubo una transición en esa época de lo que algunos llaman “capitalismo reglamentado”, los años cincuenta y sesenta, el gran período de crecimiento, el crecimiento igualitario, muchos avances en la justicia social y así sucesivamente.
—La socialdemocracia ...
—La socialdemocracia, sí. Eso a veces se llama “la edad de oro del capitalismo moderno”. Eso cambió en los años 70 con el inicio de la era neoliberal en la que estamos viviendo desde entonces. Y si usted se pregunta qué era es ésta, su principio crucial es socavar los mecanismos de solidaridad social y apoyo mutuo y el compromiso popular en la determinación de la política.
No se lo llama así. Se lo llama “libertad”, pero “libertad” significa una subordinación a las decisiones del poder privado concentrado, irresponsable. Eso es lo que significa. Las instituciones de gobierno –u otros tipos de asociación que podrían permitir que las personas participen en la toma de decisiones– son sistemáticamente debilitadas. Margaret Thatcher lo dijo bastante bien en su aforismo: “No hay sociedad, sólo individuos”.
En realidad, inconscientemente, sin duda, parafraseaba a Marx, quien en su condena a la represión en Francia decía: “La represión está convirtiendo a la sociedad en un saco de patatas, sólo individuos, en una masa amorfa no se puede actuar juntos”. Se trataba de una condena. Para Thatcher, es un ideal, y eso es neoliberalismo. Destruimos o al menos socavamos los mecanismos de gobierno por los que las personas –al menos en principio– pueden participar en la medida en que la sociedad sea democrática. Así, al debilitarlos, al socavar los sindicatos y otras formas de asociación, se deja un saco de patatas y, mientras tanto, se transfieren las decisiones a un poder privado irresponsable, todo en la retórica de la libertad.
Bueno, ¿qué haces con eso? La única barrera a la amenaza de destrucción es un público comprometido, un público informado y comprometido que actúa en conjunto para desarrollar medios para enfrentar la amenaza y responder a ella. Eso ha sido sistemáticamente debilitado, conscientemente. Quiero decir, volvamos a la década de 1970, probablemente hemos hablado de esto. Había mucha discusión de la élite en todo el espectro sobre el peligro de demasiada democracia y la necesidad de tener lo que se llamaba más “moderación” en la democracia, para que la gente se volviera más pasiva y apática y no perturbara demasiado las cosas, y eso es Lo que hacen los programas neoliberales. Así que pongamos todo eso junto y ¿qué se tiene? Una tormenta perfecta.
—Lo que todo el mundo nota entre las cosas que salen en los titulares, incluyendo el Brexit y Donald Trump y el nacionalismo hindú y el nacionalismo en todas partes y Le Pen, todos dando patadas más o menos juntos y sugiriendo algún fenómeno mundial.
—Es muy claro, y era predecible. No sabías exactamente cuándo, pero cuando impones políticas socioeconómicas que conducen al estancamiento o el declive de la mayoría de la población, socavan la democracia, eliminan la toma de decisiones de las manos populares, vas a tener ira, descontento. El miedo toma todo tipo de formas. Y ese es el fenómeno que se llama engañosamente “populismo”.
Neoliberales: Pinochet, Martínez de Hoz, Reagan, Thatcher y Macri.

—No sé qué piensa usted de Pankaj Mishra (ensayista y novelista indio nacido en 1969), pero disfruto de su libro “Age of Anger” (“La era de la furia”, 2017) y comienza con una carta anónima a un periódico de alguien que dice: “Deberíamos admitir que no sólo estamos horrorizados, sino desconcertados. Nada desde el triunfo de los vándalos en Roma y el norte de África ha parecido tan repentinamente incomprensible y difícil de revertir”.
—Bueno, eso es culpa del sistema de información, porque es muy comprensible y muy obvio y muy simple. Tomemos, digamos, Estados Unidos, que en realidad sufrió menos de estas políticas que muchos otros países. Tomemos el año 2007, un año crucial justo antes del derrumbe.
¿Cuál era la maravillosa economía que entonces se elogiaba? Era una en que los salarios, los salarios reales de los trabajadores estadounidenses, eran en realidad más bajos de lo que eran en 1979, cuando comenzó el período neoliberal. Eso es históricamente sin precedentes excepto por algún trauma o guerra o algo así. He aquí un largo período en el que los salarios reales habían disminuido literalmente, mientras que se creó algo de riqueza, pero en muy pocos bolsillos. También fue un período en el que se desarrollaron nuevas instituciones financieras. Usted se remonta a los años 50 y 60, una llamada Edad de Oro: los bancos estaban conectados a la economía real. Esa era su función. Tampoco hubo derrumbes porque había regulaciones impuestas por el New Deal.
A comienzos de los años 70 hubo un cambio agudo. En primer lugar, las instituciones financieras explotaron en escala. Para 2007 tenían en realidad el 40 por ciento de los beneficios empresariales. Además, ya no estaban conectados con la economía real.
En Europa, la forma en que se socava la democracia es muy directa. Las decisiones se ponen en manos de una troika no elegida: la Comisión Europea, que nadie elige; el FMI, que por supuesto no es elegido; y el Banco Central Europeo. Ellos toman las decisiones. Así que la gente está muy enojada, están perdiendo el control de sus vidas. Las políticas económicas en gran medida los están perjudicando, y el resultado es ira, desilusión, y así.
Lo vimos hace dos semanas en las últimas elecciones francesas. Los dos candidatos estaban fuera del establishment. Los partidos políticos centristas se han derrumbado. Lo vimos en las elecciones estadounidenses de noviembre pasado. Hubo dos candidatos que movilizaron la base: uno de ellos un millonario odiado por el establishment, el candidato republicano que ganó la nominación, pero todos notan que una vez que el que está en el poder es el antiguo establishment, que es el que está manejando las cosas. Uno puede ir en contra de Goldman Sachs mientras está en campaña, pero debe asegurarse de que manejan la economía una vez que uno está adentro.
—Entonces, la pregunta es, en un momento en que la gente está casi lista... Cuando están listos para actuar y casi listos para reconocer que este juego no está funcionando, en este sistema social, ¿tenemos la capacidad como especie para actuar, para pasar de esa zona de perplejidad a la de acción?
—Creo que el destino de la especie depende de ello porque, recuerde, no es sólo la desigualdad, el estancamiento. Es un desastre terminal. Hemos construido una tormenta perfecta. Esos deben ser los titulares más chillones todos los días. Desde la Segunda Guerra Mundial, hemos creado dos medios de destrucción. Desde la era neoliberal, hemos desmantelado la manera de manejarlos. Esa es nuestra pinza. Eso es lo que enfrentamos, y si ese problema no se resuelve, hemos terminado.
—Quiero volver Pankaj Mishra y la “Era de la Furia” por un momento.
—No es la era de la ira. Es la Era del Resentimiento contra las políticas socioeconómicas que han perjudicado a la mayoría de la población durante una generación y han minado conscientemente y en principio la participación democrática. ¿Por qué no habría ira?
—Pankaj Mishra lo llama –es una palabra nietzscheana– “ressentiment”, que significa este tipo de rabia explosiva. Pero él dice: “Es la característica definitoria de un mundo donde la promesa moderna de la igualdad choca con las disparidades masivas de poder, educación, estado y…”
—Que fue diseñado de esa manera, que fue diseñado de esa manera. Volvamos a la década de 1970. En todo el espectro, el espectro de la élite, había una profunda preocupación por el activismo de los años 60. Se lo llamó el “la época de los problemas”. Civilizó el país, lo cual es peligroso. Lo que ocurrió es que gran parte de la población –que había sido pasiva, apática, obediente– trató de entrar en la arena política de una u otra manera para presionar sus intereses y preocupaciones. Se les llama “intereses especiales”. Eso significa minorías, jóvenes, ancianos, agricultores, trabajadores, mujeres. En otras palabras, la población. La población son los intereses especiales, pero su tarea era simplemente observar tranquilamente. Y eso era explícito.
Dos documentos aparecieron a mediados de los años 70, que son absolutamente importantes. Vinieron de extremos opuestos del espectro político, ambos influyentes, y ambos llegaron a las mismas conclusiones. Uno de ellos, del lado de la izquierda, fue por la Comisión Trilateral: los internacionalistas liberales, los tres principales países industrializados, básicamente la administración Carter, de donde proceden. Esa es la más interesante [La Crisis de la Democracia, un informe de la Comisión Trilateral]. El relator estadounidense Samuel Huntington, de Harvard, recordó con nostalgia los días en que, según él mismo, Truman podía dirigir el país con la cooperación de unos pocos abogados y ejecutivos de Wall Street. Entonces todo estaba bien. La democracia era perfecta.
Pero en los años 60 todos estuvieron de acuerdo en que se convirtió en un problema porque los intereses especiales comenzaron a intentar entrar en el acto, y eso causa demasiada presión y el estado no puede manejar eso.
—Recuerdo bien ese libro.
—Tenemos que tener más moderación en la democracia, decían.
—No sólo eso, se revirtió la línea de Al Smith. Al Smith dijo: “La cura para la democracia es más democracia.” Y se aseveró: “No, la cura para esta democracia es menos democracia”.
—Era el establishment liberal. Hablaba por ellos. Esta es una visión de consenso de los internacionalistas liberales y las tres democracias industriales. Ellos –en su consenso– llegaron a la conclusión de que un problema importante es lo que ellos llamaban, en sus palabras, “las instituciones responsables del adoctrinamiento de los jóvenes.” Las escuelas, las universidades, las iglesias, no están haciendo su trabajo. No están adoctrinando adecuadamente a los jóvenes. Los jóvenes tienen que ser devueltos a la pasividad y la obediencia, y entonces la democracia estará bien. Ese es lado izquierdo.
Ahora, ¿qué hay en el lado derecho? Un documento muy influyente, el Memorándum Powell, salió al mismo tiempo. Lewis Powell, un abogado corporativo, más tarde juez de la Corte Suprema, produjo un memorándum confidencial para la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que ha sido extremadamente influyente. Esto más o menos desencadenó el llamado “movimiento conservador” moderno. La retórica es una especie de locura. No lo estudiamos, pero el cuadro básico es que esta izquierda que ha caído en el poder se ha apoderado de todo. Tenemos que usar los recursos que tenemos para derrotar a esta nueva izquierda que está socavando la libertad y la democracia. Como resultado del activismo de los años sesenta y la militancia del trabajo, hubo una caída de la tasa de ganancias. Eso no era aceptable. Así que había que invertir la caída de la tasa de ganancias, había que socavar la participación democrática, ¿qué viene? El neoliberalismo, que tiene exactamente esos efectos.