socio

I don't want to belong to any club that will accept people like me as a member. Groucho Marx en Groucho and Me (1959).

lunes, 10 de octubre de 2011

un nuevo salvador

Nuestro bien amado señor Lost, J.J. Abrams, tiene serie nueva: asociado con Jonathan, el hermano del señor Batman Dark Knight, Christopher Nolan, Abrams largó hace cuatro semanas en CBS Person of Interest, con un elenco que encabeza Jim Caviezel y Michael Emerson (sí, el Benjamin Linus de Lost). En algún zapping de mi hijo (a la caza de algún dibujito) vi que un canal del cable anunciaba la serie, pero ignoro por completo qué canal, qué día, qué horario. Darkville ya tiene los tres primeros episodios.


Season 01, episode 01: Caviezel, al final del capítulo, mira una cámara de viilancia. Antes, vigila desde una iglesia (¿un ángel guardián?) y discute su trabajo con "Benjamin Linus".

Como serie post 11-S (y que tiene a los atentados involucrados en la trama) es todavía un poco débil. Su argumento más general, sin embargo, está lleno de alusiones y sugerencias metafísicas en torno a la seguridad, lo social y la salvación que me resultan fascinantes: un multimillonario que desarrolló un sistema de vigilancia que puede predecir futuros ataques terroristas, se obsesiona con aquellos datos que la máquina considera “irrelevantes”, es decir, con aquellos casos en los que la muerte de una persona no compromete la seguridad o la “salvación” de todos (lo de poner entre comillas salvación viene de que Lost también nos plantea, en algún momento, cierto sentido religioso o trascendente de la salvación). De modo que el millonario (Emerson: el señor Finch, en la ficción) contrata a un agente retirado de la CIA que perdió a su amor, anda como un linyera por Nueva York, etcétera (esta trama íntma, claro, como sucede con Fringe, como sucedía con Lost, irá develándose de a poco), quien será el encargado de salvar a las personas que el sistema, el programa de seguridad desarrollado por Finch señala como posibles víctimas de un homicidio. Es que esa máquina (esa matrix de la seguridad) puede apuntar a una persona involucrada en un crimen, pero no asegurar si resultará la víctima o el perpetrador. Cada episodio trata acerca de cómo nuestros héroes pueden hacerse una idea de “toda la imagen” (“the whole picture”, como dice Finch) con los indicios que le tira el sistema.
Nos parece en algún punto una forma más “actual”, más a tono con la cosa paranoica de estos días, de retomar la trama de aquella serie de la BBC, Paradox, interrumpida en su quinto envío. En Paradox los detectives recibían un fragmento de imagen de algo que ocurriría en el futuro y que debían completar para evitar una catástrofe.
Hasta ahora Person of Interest está calentando motores, mostrándonos parte de la imagen de una trama que, viniendo de Abrams y del autor de los guiones de Memento, Batman Dark Knight, etcétera, no dudamos tendrá el suficiente condimento como para ubicarla en el podio de Lost o Fringe. Mientras tanto, nos contentamos con ver al Jesús de Mel Gibson, el señor Caviezel, encarnar nuevamente a un salvador.